COMPARTE

Dayrí Blanco|@DayriBlanco07

En todo el año no había llegado otro cargamento igual a Puerto Cabello: un barco completo lleno de alimentos. El Gobierno, como conductor del monopolio de importaciones de este tipo fue el consignatario de las 13 mil 257 toneladas (TN) entre pollo, carne y leche. Pero la cifra, por muy grande que parezca es totalmente insuficiente para la necesidad de consumo de la población venezolana al cubrir apenas dos días de la alimentación nacional.

El 19 de junio llegó el buque San Andrés a aguas carabobeñas. Ahí se mantienen fondeado esperando trámites legales de nacionalización. En su contenido hay 554 contenedores con mercancía que deficitariamente abastecería los anaqueles. En total hay nueve mil 37 TN de pollo, dos mil 517 TN de carne y mil 703 TN de leche en polvo.

Según el jefe del Centro de Control y Mando de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), Freddy Bernal, el Gobierno dispone de 27 barcos fondeados en puertos con alimentos, de los cuales siete ya se están descargando para suplir las necesidades de la población. Pero la revista Informes editada por la Cámara de Comercio de Puerto Cabello, el terminal de recepción de carga internacional más grande del país, donde llega 90% de la comida importada, deja claro que solo está el San Andrés en el lugar. El resto contiene materia prima granelera, productos químicos para la industria de higiene personal y otros insumos.

Insuficiencia demostrada

De acuerdo a cifras de la Pequeña y Mediana Industria Avícola el consumo calculado en kilogramo por persona al año es de 42 kilos, lo que indica que por 30 millones de habitantes, según el más reciente censo poblacional del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de 2011, se requiere anualmente un millón 260 mil TN. Esto es igual a 105 mil TN al mes y tres mil 500 al día. Lo que arribó representa solo dos días y medio del consumo nacional y 8,61% del requerimiento mensual.

La situación en este rubro se agudiza al tener una producción nacional a 30% de su capacidad con 40 mil TN mensuales de las 120 mil que se pueden colocar en el mercado, mientras desde el Ejecutivo se trabaja solo por mantener esos números y no por incrementarlos.

Desde la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga) se ha dejado claro que hasta 2012 el venezolano consumía 23 kilos de carne al año que daban como resultado 690 mil TN al año, 57 mil 500 TN al mes y mil 916 TN al día. Las cuentas arrojan que las dos mil 517 TN que se mantienen en Puerto Cabello alcanzan para un día y un tercio de otro de la carne que necesita la población del país.

Los datos de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro) reflejan que hasta 2013 se consumían 7,5 kilos per cápita que en la suma significan  225 mil TN al año, 18 mil 750 TN al mes y 625 TN al día, por lo que las mil 703 TN de leche en polvo representan 20,85% del consumo mensual y cubren el requerimiento de 2,7 días.

Esta carga es la primera de esta magnitud durante 2016. Desde enero solo llegaba uno o dos barcos al mes con 600 contenedores, entre los que alrededor de 100 corresponden a comida refrigerada. Junio había sido el mes con un mayor pico de arribo de mercancía de este tipo con 170 contenedores.

Menos de 200 contenedores se descargaron al día al cierre de 2015 de una capacidad de mil 200, lo que es igual a una caída de 83,33%. Y durante lo que va de 2016 las cifras son aún más negativas.

El negocio de JBS

La empresa proveedora de todos estos alimentos es JBS. La misma que mantiene relación comercial con el Gobierno venezolano cuando en 2013 se dio la desenfrenada compra de carne desde Brasil. Ese año se despacharon hacia Venezuela más de 156 mil 902 TN de carne bovina congelada, la mayor cantidad de este producto que se haya exportado hacia el país, a lo que se deben sumar las 225 mil 606 TN de animales vivos para el sacrificio, lo que se traduce en poco más de 110 mil TN de carne, de acuerdo al informe de la Secretaría de Comercio Exterior (Secex) del Ministerio de Desarrollo e Industria de ese país.

Con estas cifras, el total de la carne apta para el consumo que provino de Brasil en 2013 ronda los 270.000 toneladas, poco más 81% de toda la carne que, según la Asociación Venezolana de Frigoríficos y Mataderos (Asofrigo), son necesarias importar para satisfacer la demanda nacional dada la deficitaria producción local. La llegada de esta cantidad de proteína animal representó para el país la erogación de casi 1.336 millones de dólares

En ese momento cada kilo de carne descuartizada comprada a los productores brasileños costó 5,37 dólares, lo que traducido a la tasa de cambio Cadivi vigente de  6,30 bolívares por significaron 33,8 bolívares por kilo, monto que casi duplica el precio oficial de la carne en canal establecido en mayo 2013 en 17,23.

JBS tiene un contrato de 2.1 mil millones de dólares con lo que Venezuela con lo que representa alrededor del 10% de los ingresos por exportaciones de esa firma. Pero el Gobierno de Maduro pasó en el último año de ser el segundo mayor importador de ganado del mundo a traer casi ninguno.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.