COMPARTE

EFE

Si hasta ahora
Francia había ganado sin brillo y en el último suspiro sus partidos contra Rumanía
y Albania, hoy se invirtió el guión en Lille, donde la anfitriona de la
Eurocopa sedujo ante Suiza con un fútbol vistoso, animado esencialmente por
Pogba, que no encontró el premio de la victoria.

El empate en el Pierre-Mauroy de Lille (noroeste) coloca a Francia como primera
del grupo A (7 puntos) y a Suiza segunda (5 puntos), ambas clasificadas por
delante de Albania (3) y Rumanía (1).
Francia, que llegaba al duelo con la clasificación para octavos en el bolsillo,
se jugaba el liderato del grupo y reencontrarse con su afición, decepcionada al
ver que su equipo había sufrido para derrotar en el último suspiro tanto a
Rumanía (2-1) como a Albania (2-0).
Para Francia no solo se trataba de ganar, sino de seducir a una afición
hastiada por las polémicas en torno a una selección que no lograba enamorar en
su Eurocopa, en la que hasta ahora se ha hablado más de batallas de hinchas y
bengalas que de fútbol.
Los de Didier Deschamps supieron interpretar el contexto y salieron a demostrar
que son candidatos al título, con Pogba en el papel de hijo pródigo tras el
ruido generado por su supuesto corte de mangas en el último partido. La energía
les duró 45 minutos.
Situado en banda izquierda, con Evra por detrás y Griezmann por delante, el
mediocentro de la Juventus se echó el equipo a la espalda y se convirtió en una
pesadilla para el combinado helvético en la primera mitad.
Más allá de un lanzamiento de córner que se envenenó en el primer palo, llegó a
trompicones al segundo y a punto estuvo de sorprender a la zaga francesa, poco
hicieron los Suizos en la primera parte.
Pogba alejó el peligro en ese mismo saque de esquina y se colocó a la altura de
la estrella que quiere ser: en el minuto 11 pudo hacer gol con un disparo
lejano a pase de Gignac, en el 13 lo intentó desde el ángulo del área pequeña
con un balón que Sommer tuvo que enviar a córner y en el 16 se sacó un disparo
al travesaño desde fuera del área.
Solo había pasado un cuarto de hora de partido y la afición coreaba el nombre
de Pogba, el más incisivo de una selección francesa que también se apoyaba en
Griezman, Evra y Gignac, para crear ocasiones, pero que se fue al descanso sin
ver portería.
En esa primera mitad, Suiza -que nunca había derrotado a Francia en competición
oficial- se contentó con buscar el gol en acciones a balón parado, sin asumir
demasiados riesgos e intentado amarran un empate que le daba el pase a octavos.
Sin cambios al descanso, Suiza buscó más la pelota en el segundo tiempo, sin
olvidarse de las jugadas a balón parado, mientras Francia esperaba al
contraataque, hasta que una jugada iniciada por Pogba acabó con un disparo
desde la frontal de Griezmann, que obligó a esforzarse a Sommer.
La ocasión sirvió para despertar al público local, adormecido como su equipo en
la segunda mitad hasta esa estirada del meta suizo, poco antes de que Deschamps
retirase del campo a Coman para introducir a Payet, el héroe de los goles en el
último minuto.
La decisión del técnico se reveló acertada y, tras una esforzada carrera de
Sissoko por la banda derecha, el del New Castle sirvió un centro pasado que
Payet estrelló en el larguero.
De nuevo al borde del pitido final, Payet volvió a tener opción de marcar de
falta y el público francés, acostumbrados a los goles “in extremis”,
cruzó los dedos.
Pero esta vez la fortuna del último minuto no se alió con Francia, que tuvo que
conformarse con el empate tras una buena primera mitad y una segunda parte más
sosa en el estadio Pierre-Mauroy de Lille sobre un césped en un estado
lamentable. Las tablas, de paso, permitieron a Suiza superar la fase de grupos
por primera vez en su historia.

ALINEACIONES:

 

Suiza: Yann
Sommer – Stephan Lichtsteiner (cap), Fabian Schär, Johan Djourou, Ricardo Rodriguez
– Xherdan Shaqiri (Gelson Fernandes 79), Valon Behrami, Blerim Dzemaili, Granit
Xhaka, Admir Mehmedi (Michael Lang 86) – Breel Embolo (Haris Seferovic 74). DT:
Vladimir Petkovic.

 

Francia: Hugo
Lloris (cap) – Bacary Sagna, Adil Rami, Laurent Koscielny, Patrice Evra –
Moussa Sissoko, Yohan Cabaye, Paul Pogba – Antoine Griezmann (Blaise Matuidi
77), André-Pierre Gignac, Kingsley Coman (Dimitri Payet 63). DT: Didier
Deschamps.

 

Estadio: Stade
Pierre-Mauroy (Villeneuve d’Ascq)

Asistencia: 45.000

Árbitro: Damir Skomina ()

Amonestaciones:

Francia: Rami (25),
Koscielny (83)

 

 

 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.