COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

La mirada se fue del parabrisas al tablero. Fue un movimiento rápido de las pupilas de Juan Soto. Lo hizo al ver la larga cola de vehículos que esperaban por gasolina en una estación de servicio de San Diego. Vio que aún le quedaba medio tanque y siguió su camino aliviado. Rumbo a la oficina de esposa escuchó en el programa de opinión que sintoniza a diario mientras maneja que había reportes de situaciones como la que le había preocupado uno metros atrás. No hizo caso a lo que llamó “rumores”, llegó a su primer destino y siguió hacia su trabajo. Durante el recorrido contó tres gasolineras igual de repletas. “Algo está pasando”, se dijo para sí mismo.

Mientras atendía las solicitudes de los clientes en el banco para el que labora, pudo oír una queja repetitiva. “En hora de almuerzo voy a echar gasolina”, dijo su compañera a la que la señora de mantenimiento comentó “mi hermano hizo más de una hora de cola”. Y no había nadie que se sentara en la silla frente a él para pedirle algún trámite que tuviera su propia versión de lo que sucedía.

La falla se registró en los diferentes municipios de Carabobo, pero no fue exclusiva del estado. Usuarios de Twitter han reportado desde la tarde del miércoles la irregularidad en diversas zonas del país. Pasó en Barinas, Araure, Acarigua, Barquisimeto, Maracay, San Felipe y San Juan de Los Morros. En algunos casos las colas se hicieron en gasolineras cerradas a la espera de la llegada de las gandolas cargadas con el combustible.

FALLA NACIONAL

Desde el lunes el despacho comenzó a ser intermitente. Luis Peñalosa, encargado de una estación de servicio recibió a principios de la semana las dos gandolas al día que suelen enviarle desde el llenadero de Yagua. Desde ese día no ha recibido otro cargamento. Los tanques amanecieron la mañana del jueves secos. Ni él ni quienes se organizaban para esperar sabían la causa de la situación.

En el punto de expendio de gasolina que administra Emilio Burgos solo un dispensador de cinco estaban habilitados cerca del mediodía. “Estamos racionando lo poco que nos queda”. Ahí no llega un despacho desde el martes en la mañana.

Desde la Asociación Carabobeña de Expendedores de gasolina (Acegas) no se obtuvo ninguna versión de la falla. Se desconoce la causa aunque una fuente ventiló que obedece a fallas en el pago a proveedores extranjeros del combustible que Venezuela importa.

Rubén Linares, jefe de reclamos de los transportistas de Yagua, aseguró que la situación no se debe a ningún conflicto laboral. Fue insistente en ese sentido. “Nosotros no utilizaremos el servicio para presionar por alguna inconformidad”. Dijo no estar al tanto de la raíz de la irregularidad, sin embargo, señaló que podría tratarse de una falla técnica momentánea que se resuelve con rapidez y que no debe causar alarma en la sociedad, “eso es algo que ha pasado con anterioridad y se soluciona de un día para otro”.

Durante la tarde del jueves en algunas estaciones de servicio se reanudó el despacho, pero solo de gasolina de 91 octanos. Desde Yagua salen al día entre 400 y 450 unidades cargadas para abastecer a las más de 500 estaciones de servicio del centro del país.


MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.