COMPARTE

Basyl Macías

Era la madrugada del sábado 25 de agosto de 2012, cuando una estruendosa explosión estremeció cielo y tierra en Paraguaná, estado Falcón, Venezuela.

La explosión de una nube de gas propano tras una fuga, causó una explosión en la Refinería de Amuay en Judibana. En cuatro días las cifras arrojaron 55 fallecidos, 156 heridos y varias personas desaparecidas. Implicado: un operador de PDVSA.

La explosión en la refinería de Amuay fue un desastre ocurrido hoy hace cuatro años, lo que resultaría una de las más terrible tragedias en esa refinadora de crudo de la costa occidental de la península de Paraguaná, municipio Los Taques.

El Complejo Refinador de Amuay es una instalación para la refinación de petróleo perteneciente a la empresa energética estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Esta se encontraba entre las cinco mayores del mundo, hasta que su organización fue reestructurada en 1997, año en el que se vinculó operativa y administrativamente con la Refinería Cardón de esa misma península y la Refinería Bajo Grande, en el estado Zulia, para integrar el Centro de Refinación de Paraguaná. Hoy en día considerado el tercer mayor complejo refinador de petróleo del mundo.

Siniestro

A las 12:35 antes meridiem se recibe la primera alerta sobre la fuga de propano en el bloque 23 de almacenamiento del Complejo Refinador de Paraguaná en Amuay, lo que provocó que los bomberos de PDVSA actuaran inmediatamente acordonando la zona, cerrando las avenidas Bolívar de Judibana y la Intercomunal Alí Primera.

Exactamente a la 1:07 de la mañana se produjo la explosión de los gases acumulados por la fuga que ocasionó una onda expansiva de gran magnitud, trayendo como consecuencia graves daños a las estructuras aledañas y al Destacamento Nº 44 de la Guardia Nacional.

Además, las ondas expansivas provocaron pánico en la población cercana, por lo que sus habitantes evacuaron la zona voluntariamente.

El entonces ministro de Petróleo y Minería del país, Rafael Ramírez, declaró que la causa de las explosiones fue la formación de una nube de gas tras una fuga.

Durante el transcurso del suceso, se conoció que fueron afectados nueve tanques de la zona del bloque 23 de almacenamiento, por fuertes llamas que se instalaron en los tanques 200, 203 y 204, siendo este último apaciguado tres días después, el 28 de agosto en horas de la mañana, luego de que se consumiera en su totalidad, el contenido del tanque.

Hacia las 9 de la mañana del 25 de agosto, las autoridades manifestaron que el incendio estaba controlado, y que los heridos fueron asistidos en el hospital Calles Sierra de Punto Fijo y en el hospital Coromoto de Maracaibo. La comunidad de Punto Fijo prestó espacios para los servicios de salud.

El 26 de agosto, la cifra de muertos se elevaba a 41 y la de heridos a 86. El lunes 27, los fallecidos a causa de aquella tragedia llegan a 48 y 156 heridos. Y al menos tres mil 403 viviendas afectadas, además de las incuantificables pérdidas materiales.

El martes 28 de agosto luego de cuatro días, las llamas fueron extinguidas en su totalidad. Y en la tarde del 4 de septiembre, uno de los tanques volvió a encenderse en llamas, lo cual fue controlado por los bomberos rápidamente.

Los hechos

La noche del domingo pasado, una válvula de control en la línea de transferencia de generador al reactor falló, paralizando por completo el craqueador catalítico de la planta que presentaba problemas desde hace dos años con fugas, asegura Iván Freites, secretario general del Sindicato De Trabajadores Petroleros y Gasíferos del estado Falcón.

Este es el craqueador más grande del país, con capacidad de producir 108 mil barriles de gasolina diarios, comprometiendo aún más la grave situación de producción de gasolina, sus componentes, gas y alquilatos, destaca el trabajador.

La misma situación la experimentan las refinerías El Palito y Puerto La Cruz. Esto dejaría a la refinería de Cardón como la única que produce el combustible en el país, luego de reanudar sus operaciones la semana pasada con la manufactura de 60 mil barriles al día, a pesar de tener capacidad para 105 mil.

Reacciones

El Ministerio Público inició una investigación inmediata, designando para ello a un equipo de expertos de la Unidad de Criminalística.

El fiscal nacional Jimi Goite, coordinaría las investigaciones y ordenaría realizar las diligencias orientadas a determinar las causas del hecho.

Por su lado, el ministro Rafael Ramírez señaló que tras el accidente, se hizo una parada programada de actividades, y que en dos días se reiniciarían las labores en la planta.

El  presidente de Venezuela, para entonces, Hugo Chávez Frías, decretó tres días de duelo nacional por todas las personas fallecidas en este siniestro y el domingo 26 de agosto, se presentó en el edificio administrativo de la refinería de Amuay.

El vicepresidente de PDVSA y viceministro de Petróleo y Minas para ese año, Eulogio del Pino, señaló en una entrevista de la estatal televisora VTV, que no descartaba la tesis de sabotaje como causa de la explosión.

Una bomba de tiempo

Hoy, a cuatro años de esa tragedia que conmovió a Venezuela y al mundo, la refinería del Complejo Refinador Paraguaná no logra recuperarse desde entonces.

El representante de la Federación de Trabajadores de Falcón (Fetrafalcón) y miembro de la Mesa de la Unidad Democrática en Carirubana, Carlos Colina, declaró al diario Primera Noticia, que el Centro de Refinación Paraguaná continúa siendo “una bomba de tiempo”.

Colina aseguró que, pese a que el Estado reconociera que la explosión se produjo por “errores técnicos”, hasta los momentos no ha salido a la luz pública un documento que indique qué fue lo que verdaderamente pasó ese día.

El sindicalista afirma que el Complejo Refinador de Paraguaná no tiene actualmente, ni cantidad ni calidad de personal calificado, para atender las averías que ocurren diariamente dentro de la industria.

De acuerdo a cifras manejadas por el sindicalista, dentro de la refinería de Amuay presuntamente han ocurrido unos 60 incidentes, y entre 30 y 40 accidentes desde enero del 2016, lo que demostraría la impericia por parte del personal, para mantener la seguridad dentro de la misma.

Colina detalló que la gerencia del Complejo Refinador no se preocupa para que el trabajador tenga acceso a los implementos básicos de seguridad, pasando por alto el contrato colectivo y las leyes de seguridad laboral.

El sindicalista pide ayuda a los organismos internacionales especializados en los derechos humanos y a los parlamentarios de la Asamblea Nacional, especialmente la del diputado Luis Stefanelli, quien desde hace algún tiempo se encuentra estudiando el caso.

Cierre técnico

Aunque Amuay actualmente está produciendo entre 310 y 340 mil barriles de 645 que podría producir, Iván Freites explicó en una entrevista al diario La Verdad del Zulia, que esta cantidad se está almacenando para luego procesarse.

“Eso es prácticamente un cierre técnico, porque no está cumpliendo las funciones de una refinería”. Aparte de la planta catalítica, en Amuay se paralizó también la hidrodesulfuradora, la de azufre y el flexicoquer, de acuerdo con denuncias de trabajadores de la organización.

“De ser emblema en el mundo, quedaron para recibir productos importados como gasolina, gasoil, componentes. Es bastante lamentable que no se hayan hecho los correctivos”, afirma el sindicalista.

Freites sostiene que el déficit técnico viene acompañado de una fuga de talentos. “Los últimos ocho años han migrado más de 10 mil trabajadores profesionales formados desde 1998 hasta acá, por inseguridad industrial, politización y bajos salarios”.

“El trabajador busca bienestar y aquí en la industria petrolera, los salarios son de hambre. Un superintendente de planta gana 70 dólares, un gerente de línea no llega a 300 al mes”, denunció.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.