COMPARTE

Dayrí Blanco|@DayriBlanco07

La lista de compras cambió. Las carnes rojas están excluidas. Al menos el presupuesto de los Rojas Vargas y de la mayoría de las familias venezolanas así lo ha determinado. Tres mil 800 bolívares se debía pagar hace tres semanas por un kilo de primera, y aunque el mercado ha mostrado una mejor oferta de hasta 500 bolívares menos, las ventas se mantienen prácticamente paralizadas.

El mermado poder adquisitivo se limita a cubrir alimentos más económicos y rendidores. Rocío Orellano recuerda que hasta hace dos años solía comprar al mes dos kilos de bistec, uno de falda para esmechar, dos de molida y uno para guisar. Con los precios actuales tendría que desembolsillar al menos 19 mil 800 bolívares que es un monto 31,55% por encima del salario mínimo nacional establecido en 15 mil 51.

En el popular mercado Periférico La Candelaria, que solía ser uno de los más visitados de Carabobo, la actividad comercial está detenida. “No tenemos para pagar completo el alquiler de los locales ni la nómina del personal”, relató Humberto Flores, presidente de la Asociación de Expendedores del lugar.

Cada establecimiento lograba vender al día una res y media, lo que es igual a 300 kilos aproximadamente. Ahora encargan una res a la semana y cuando les llega nuevamente al proveedor les suelen quedar hasta 10 kilos que deben “rematar” para evitar que se descomponga.

A los comerciantes les llega el kilo de carne de primera en dos mil 600 bolívares. A eso le suman gastos operativos y el 30% de peso que pierden en el proceso de deshuese.

Los despachos de pollos se han mantenido. “Antes había escasez, ahora tenemos pero no se vende”. La causa es la misma: los precios. Lo ofrecen entre mil 500 y mil 700 bolívares el kilo, mientras que picado se exhibe en dos mil 400, y la pechuga en dos mil 600. De cuatro a cinco cestas de 22 kilos en promedio que lograban colocar al día entre los clientes ahora solo venden una cesta, lo equivalente a una caída de 80%.

Esta crisis les ha impedido cumplir al 100% con sus compromisos económicos. “Le pagamos una semana a los trabajadores y la siguiente se la dejamos de fondo”.

A las inspecciones de la Superintendencia Nacional de Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) no le temen. “Aquí los esperamos para demostrarles que el precio regulado de 250 bolívares el kilo es de mentira”:

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.