COMPARTE

Sara Pacheco

La mañana de este martes un nuevo accidente se registró en el Viaducto La Cabrera. Jonathan, quien trabaja en un taller justo debajo de las bases sentido Maracay-Valencia, ayudó al conductor atrapado en el amasijo de hierro que una vez fue un automóvil. El herido es un sargento de la Armada.

Para Jonathan la situación es nueva. Cuando el día amanece nublado o con llovizna, hacen la misma pregunta en el taller “¿Prepararon las herramientas?”. Es el tercer accidente en los últimos 10 dias.

Ambos sentidos están repletos de huecos, igualmente algunas barandas, arrancadas por los propios accidentes, permanecen en pedazos. Lo que algunos conductores comentan es que el pavimento es propicio para desgracias con el suelo húmedo.

La última rehabilitación terminada en 2013 estuvo valorada en 51 millones de bolívares, obra ejecutada por el Ministerio de Transporte Terrestre. Se trabajó en las bases, pero arriba sólo se colocaron parches de asfalto.

En 2015, Mario Fierro, integrante de la Comisión de Movilidad para el área metropolitana de Valencia del Centro de Ingenieros de Carabobo, comentó que las placas colocadas en La Cabrera solo duran seis meses porque son independientes de un tramo a otro. Cuando hay asentamiento de su estructura en la superficie se observan pequeños milímetros de desestabilización.

En el año 2014 el Gobierno nacional empezó a colocar baches de asfalto nuevamente, para cubrir los huecos. Solo a un año de la gran rehabilitación. Contados seis meses de la ejecución de la obra empezaron las grietas. Se dijo que el concreto nuevo debía tener al menos 28 días para que alcanzara su máximo nivel de resistencia. Se debía aplicar la capa de asfalto para que los vehículos no tocaran el concreto. Nada de esto ocurrió.

El entonces ministro Haiman El Troudi manifestó durante la inspección de la obra, que la capa no se dañaría a corto plazo.

Juan García Toussaintt, estuvo de titular cuando culminó la rehabilitación, pero en el inicio del deterioro asumió el cargo El Troudi, quien de acuerdo a la memoria y cuenta no pudo concretar ninguna de las obras de envergadura que se planificaron en su último año como ministro. Construcción y mejoras de vías urbanas (12,31%); construcción y mejoras de autopistas (11%); carreteras (54%); conservación y mantenimiento de carreteras (34%); puentes (38%) y túneles (9%). 26,38% fue el promedio de culminación de obras.

¿Por qué hay tantos accidentes?

La respuesta a esa pregunta es vaga y subjetiva. Se deben tomar en consideración varios elementos. El profesor Arístides Trillo, titular de la cátedra de pavimento en el departamento de vías de la escuela de Ingeniería Civil de la Universidad de Carabobo, consideró que la calidad de la superficie es uno de ellos.

Un simple estudio de percepción por parte de los usuarios es suficiente. Se nota el cambio cuando se circula por la Autopista Regional del Centro y cuando se inicia en el Viaducto La Cabrera. Comentó que la calidad debe ser acorde al tráfico, número y tipos de vehículos, tomando en cuenta que transitan al menos 60 mil diarios.

En la seguridad vial también se debe tomar en consideración el comportamiento de conductores. Pero en cuanto a la rehabilitación, expresó, no se percibió mejoría alguna. Muchos expertos indican y han detallado en oportunidades anteriores que el Viaducto La Cabrera posee problemas de carácter estructural.

Sin embargo, Trillo solo habló desde el punto de vista de la calidad del producto. “No se logró”, confirmó.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.