05 junio 2011

"Recoger la basura es tan importante como mi vida"

Un poquito de conciencia ambiental pide Marvy Chirino. (Foto Hermócrates R.)

Daniel Pabón | dpabon@el-carabobeno.com

Mucha gente arroja basura a la calle sin piedad. Algunos son más conscientes y los reprenden, pero no actúan. Pocos, como Marvy Chirino, trascienden de la crítica al hecho. A sus 60 años, esta residente de El Trigal dedica las primeras horas de sus días, de lunes a lunes, a recoger los desperdicios que avista. Es protagonista de una faceta, algo inusual pero muy beneficiosa al ambiente, que este domingo celebra su día mundial.

"Recoger la basura, para mí, tiene tanta importancia como la vida misma. Amo este planeta como a mi vida", confiesa. Todo comenzó hace dos años. Bien temprano, a eso de las 6:00 de la mañana, se hizo costumbre que examinara cada palmo de la subida de La Trigaleña, para recoger los desechos que otros dejaron. "Lo venía haciendo a escondidas. Me daba pena. Soltaba las bolsas para que no se dieran cuenta. Pero un día salí del closet. Ya no me importa que me vean. Me siento feliz y tranquila con esta faceta".

Esos cinco kilómetros iniciales de recorrido voluntario se redujeron un poco cuando consiguió trabajo. Ahora estima un trayecto de seis cuadras diarias de su comunidad. Si el reloj es benevolente, camina un poco más como suele pasar los fines de semana. La idea es no ser impuntual en sus labores ordinarias de vendedora en un comercio del sur de la ciudad. "Cuando no lo puedo hacer porque me salió una diligencia o algo, me siento mal".

Las bolsas de su mercado particular, y las que consigue y captura en todas partes, son su principal herramienta. Llena unas diez cada jornada y luego las deposita en los puntos por donde pasará el aseo urbano. En principio intentó reciclarla, pero la frustró la escasísima cultura de selección de desechos del venezolano.

Esta ambientalista empírica revela que ha dejado sus corotos sucios en la cocina y la cesta de la lavadora llena, sólo por salir a recoger basura. "He llegado a paralizar los oficios como cualquier ama de casa. Ya no lo veo ni por los beneficios de caminar, sino por hacerle mi favor al ambiente".

Por lo infrecuente de este hobby más de uno creyó que estaba enloqueciendo. Chirino se ríe al recordar aquellos comentarios iniciales. "Me he ganado el respeto de la comunidad, porque no todo el mundo es capaz de hacer esto. Mis hijos se sienten orgullosos". En realidad su cordura se mide por la limpieza de su conciencia ambiental.

"Me han gritado: ¿Le estás haciendo un favor al alcalde Parra?. Yo les respondo que ni soy chavista ni le estoy haciendo favores a nadie, y les digo: ¿A lo mejor te estoy haciendo un favor a ti mismo. La basura en la calle te afecta a ti, a mí, a tus hijos, a los que vienen después, a la fauna, a la flora. A todos?", atestigua emocionada.

A esta valenciana ecologista le da tristeza, le duele, le genera impotencia saber cómo la gente no entiende que el planeta hay que conservarlo. "Si no vamos a recoger la basura del otro, por lo menos no tiremos la nuestra a la calle. Ya eso es bastante. Pero no. La gente arroja la basura, no le importa". Por eso tacha de "obtusa" la mentalidad de los que creen que contaminar las áreas comunes más bien da trabajo a otro que tiene que levantarla. "No puedo pensar que yo voy a tirar un sucio porque hay quien lo recoja", razona con malestar.

Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) ha anunciado que la India, una de las economías de más rápido crecimiento mundial que está adoptando el proceso de transición hacia una economía verde, será por primera vez la sede mundial del Día del Medio Ambiente 2011, este 5 de junio.

Este año el tema de la efeméride es "Bosques: la naturaleza a su servicio", y subraya la relación intrínseca entre la calidad de vida y la salud de los ecosistemas forestales. La idea es aumentar la conciencia sobre los graves impactos de la deforestación.

Marvy Chirino ya sembró la semilla de la perseverancia: "Le pido a Dios que no me canse, que no me quite esta voluntad que tengo. También le pido que en el futuro haya personas que al menos no boten basura. Y si alguien imita mi labor, qué bueno sería. Ojalá. Porque hay gente que no limpia ni el frente de su casa".




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.