08 septiembre 2011

Caracol africano, peligroso invasor

El caracol produce daños considerables en la vegetación. (Foto Archivo)

Daniel Pabón | dpabon@el-carabobeno.com

La concha alterna franjas con dos tonalidades de marrón, una tenue y otra intensa. Tiene forma cónica y bastante puntiaguda. Su cuerpo es de color oscuro, con dos pares de tentáculos. Así es el caracol gigante africano (Achatina fulica), un invasor exótico avistado recientemente en la Gran Valencia.

Ante la presencia de la especie en varios sectores, el Ministerio de Ambiente, a través de la Dirección Estadal Ambiental en Carabobo, hizo un llamado a la colectividad para estar alerta ante su aparición y tomar las medidas preventivas necesarias para su recolección y control en la región.

Su nombre figura en el libro "100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo" (2004), una suerte de lista roja de la Interpol aplicada a flora y fauna. "El Caracol Gigante Africano, introducido intencionalmente como recurso alimenticio para consumo humano, se volvió en una plaga agrícola", explica la publicación.

En la entidad, la aparición de la especie africana fue reportada al Ministerio de Ambiente por pobladores de los municipios Valencia y Naguanagua que avistaron el ejemplar. Durante la época de lluvia es más notoria su presencia, pues la humedad ambiental es mayor y la temperatura disminuye, revela un boletín de prensa de la Dirección Estadal Ambiental Carabobo publicada en el sitio web del Minamb la semana pasada.

Un viajero indeseado

Como su nombre lo indica, se trata de un caracol originario de la costa este de África, desde donde el ser humano, de manera intencional o accidental, lo ha trasladado para ser usado como mascota, alimento o para la elaboración de cosméticos.

Consultado sobre el tema, el entomólogo José Clavijo, director del Museo del Instituto de Zoología Agrícola (MIZA) de la Universidad Central de Venezuela, en Aragua, expuso que está considerada una de las 100 especies invasoras más peligrosas del mundo por alimentarse de un sinnúmero de plantas.

Esta condición hace que el caracol se pueda convertir en plaga para muchas plantas, tanto agrícolas como silvestres. "Su introducción puede hacer que desplace especies de caracoles autóctonas que, unido al ataque sobre especies vegetales, pone en grave riesgo a nuestra valiosa biodiversidad", ilustró el especialista.

El caracol produce daños considerables en la vegetación. En el área agrícola se ha identificado como una plaga para más de 500 tipos de plantas a escala mundial, sobre todo en cultivos de coliflor, repollo, pepino, legumbres, cambur, lechosa, cítricos y cacao.

A través de un material divulgativo de la Oficina Nacional de Diversidad Biológica del Minamb, se conoce que este tipo de animal (hermafrodita) posee una elevada tasa de reproducción (hasta 1.200 huevos por año) y no tiene enemigos naturales en el país, por lo que compite con las especies autóctonas por espacio y alimentos.

Clavijo detalló que los caracoles se suelen localizar cerca de casas y otras edificaciones donde se puedan alimentar de las plantas allí presentes, aunque su dieta también incluye flores, hojas y corteza. Son activos durante la noche, momento de la jornada en el que pueden ser vistos sobre diversas especies de plantas que haya en jardines, o incluso en malezas.

También al ser humano

Además del riesgo a la biodiversidad vegetal y animal, la especie puede ser considerada como una potencial amenaza en materia de salud pública, ya que constituye un vehículo de entrada de microbios exóticos nocivos para el ser humano. "Este tipo de molusco puede convertirse en un problema sanitario, porque alberga parásitos en su cuerpo que pueden causar diarreas y vómitos", se advierte en el boletín del Minamb-Carabobo.

Sobre este aspecto, el especialista Clavijo afirmó que el caracol puede estar involucrado en la transmisión de algunos parásitos y bacterias para el ser humano, por lo que no recomienda su manipulación ni su ingesta.

No los confunda

En Venezuela el ejemplar del caracol africano puede confundirse con la especie guácara, muy común en el oriente del país, alerta el Minamb. Sin embargo, de acuerdo con los expertos del despacho, la concha de este molusco no presenta rebordes ni engrosamientos en el borde de la abertura de la concha, mientras que la guácara sí los posee.

Algunas personas han dado en llamarles caracoles "tigre" debido al aspecto que le confiere el patrón de coloración de la concha. En comparación con la guácara, el africano es más alargado y su concha es menos pesada y menos gruesa.

José Clavijo aclaró que los caracoles africanos no deberían estar en ningún lado. Si alguien encuentra algún ejemplar, recomendó eliminarlos con las debidas disposiciones (ver infografía). "Como especie invasora introducida en el país, se debe tratar de erradicarla", dijo, aunque alegó que es muy complicado hacerlo. Sus poblaciones han ido avanzando y cada día son más regiones venezolanas las que reportan su presencia.

El profesor de la Facultad de Agronomía de la UCV-Aragua recomendó no movilizar ejemplares de este caracol de una zona a otra. "De los espacios urbanos podría entrar en áreas naturales y allí afectar nuestra flora autóctona, poniendo en riesgo a muchas especies". Ya se sabe que está presente en las áreas bajas de la vertiente sur del Parque Nacional Henri Pittier "y su impacto debería ser estudiado".

La identificación debe ser hecha por especialistas, por lo que Clavijo sugirió -ante una posible muestra- enviarla, en Valencia, a la Universidad de Carabobo, y en Maracay, al Museo del Instituto de Zoología Agrícola "Francisco Fernández Yépez" (MIZA). Se recomienda mantener alejados a los menores de edad de estos animales.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.