27 febrero 2012

No están dadas condiciones para que se reedite El Caracazo

La sociedad se volcó a las calles para rechazar un “paquete” económico. (Foto El Carabobeño)

Adriana Chirinos / Luis Carias

Aunque los comportamientos colectivos son prácticamente imprevisibles, las condiciones políticas y económicas, además de la experiencia aprendida, no están dadas para que en Venezuela se reediten hechos como El Caracazo, pues la sociedad ya está preparada para este tipo de eventualidades y tiene formas de organización diferentes.

Hace 23 años la sociedad venezolana se volcó a las calles para rechazar un “paquete” económico aplicado en un país que sufría los embates de unas medidas históricas en detrimento. La fuga de capitales y un bajo precio del petróleo golpearon a una Venezuela con una alta deuda externa.

Una serie de protestas y disturbios durante el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez sacudieron la vida social del país. Las fuerzas de seguridad salieron a las calles a “controlar la situación” entre el 27 y 28 de febrero de 1989.

El pueblo se manifestó en contra de las medidas presidenciales: liberación de precios de productos, anuncio del incremento de tarifas de servicios y transporte público, aumento en 100% de la gasolina, entre otras.

La situación ha cambiado por completo desde El Caracazo pues hay exceso de control gubernamental. El problema económico que azota al pueblo es la inflación, analiza el economista Inocencio Sánchez.

El régimen inflacionario podría generar conflictos, explica el experto, quien asegura que Venezuela es el único país de América con dos dígitos en su inflación promedio (26%). “El problema básico ahora contra El Caracazo es una inflación disparada. Estamos por encima de Argentina, que es la nación que le sigue, con el triple del índice”.

Al argumento también se suma el especialista José Ignacio Díaz Retali quien denomina a la inflación como “La hipertensión arterial de Venezuela”. Agrega que se está viviendo un reflejo de la incapacidad de controlar las presiones inflacionarias de hace muchos años. “Es una enfermedad crónica que hemos tenido y ningún gobernante ha podido controlarla y llevarla al 5%”.

Incentivar la producción nacional para disminuir la inflación que se estima llegue este año al 30%, es lo que debe hacer urgentemente el Gobierno, señala Sánchez. “El cambio puede ser muy lento y debe tomar entre cinco y 10 años. La situación es complicada y cualquier Gobierno que venga tiene que apostar por un proceso sumamente lento para ir corrigiendo e ir generando confianza”.

Díaz Retali apuesta por cultivar la educación y los valores en ese sector productivo. “No se ha incentivado el valor del trabajo y los consumidores no hemos sido razonables con el uso de los servicios. Lo que no pagamos ahora se deberá pagar en el futuro. Tenemos una economía perversa donde la productividad no es como debe ser”.

Sincerar precios

La “gota que derramó el vaso” y marcó al 27 de febrero de 1989 como una de las fechas más oscuras en la historia contemporánea del país, fue el incremento del precio de la gasolina. La eliminación del régimen de cambios diferenciales (Recadi) que se encontraba en “el paquete” fue otro factor. Hizo que el capital saliera de Venezuela y se convirtiera en otras divisas rápidamente por la falta de confianza hacia la economía de los ciudadanos.

“Cadivi debe seguir”, enfatiza el economista. “Mientras no haya confianza no se puede pensar que va a mejorar”.

Desde esa fecha ningún presidente ha sincerado el precio de la gasolina por miedo a una repercusión política, explica el investigador económico José Ignacio Díaz Retali. Sostiene que el Gobierno y los ciudadanos nunca han salido de una política rentista petrolera.

Del total de costo de la gasolina, el 80% es subsidiado por el Gobierno y sólo un 20% cancela el usuario. “El ser país petrolero trae una ventaja comparativa pues de otra forma tendría que importar petróleo crudo o productos derivados. No significa que tengamos que despilfarrarlo o hacer uso no racional. Los bienes no son de abundancia ilimitada. Se requiere de un esfuerzo monetario de mano de obra y transformación”.

Los precios en ningún momento deben estar por debajo del costo de producción, defiende Díaz. “Es como vivir en Alicia en el país de las maravillas. Hay que salir del mundo de fantasías y entrar al mundo real. Tenemos un litro de gasolina regalado y al no costar nada, no lo valoramos”.

La sociedad piensa que tiene derecho a subsidio de la renta y que el Gobierno tiene que solucionarle todos los problemas como alimentación, viviendas, lamenta Díaz Retali. “Estamos inmersos en la actitud rentista. Siempre hemos estado dependiendo de eso para engrosar o no la piñata gubernamental y la filosofía de renta petrolera. Lo tenemos arraigado y vivimos de ello”.

Movimiento espontáneo

Para el politólogo Ricardo Sucre, el comportamiento colectivo es un movimiento espontáneo, no es algo preparado, pues se sale de las normas, “pero ¿hay condiciones para que esto se genere”, se cuestiona.

Sucre aseguró que hay un aprendizaje tras todo el tiempo transcurrido, sin embargo las acciones de “violencia colectiva” pudieran repetirse, “no son comportamientos predecibles”. Aun así, no vislumbra en el corto plazo sucesos parecidos, pero sí se ha observado, según expresa Sucre una organización de la gente en defensa de sus derechos, “son particulares y focalizados”.

Cuesta, sin embargo no buscar una semejanza entre la situación vivida en aquellos días y los actuales. “Hay inflación, escasez y otros graves problemas, pero estos eventos ya pasaron, hubo un aprendizaje. La percepción es que no ocurrirá algo similar”.

La defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, observa que el 27 de febrero es el día en el que la “mal llamada democracia se le cayó la máscara y salió a reprimir de manera desfachatada al pueblo”.

Ramírez manifestó que el “signo más nefasto” es la represión “desmedida” de la FAN contra el pueblo. “Se ha querido fortalecer un trabajo contra la impunidad y esto se ha reflejado en las acciones del Estado”, sin embargo muchas de las cifras oficiales permanecen ocultas.

Experiencia dura

Manuel Andara, general de división de la Aviación (r), rechazó la “manipulación política” del Gobierno respecto a los acontecimientos de esta fecha que los lleva a elaborar una matriz de opinión acerca que la Cuarta República “masacraba” al pueblo. “Esa no era la intención ni el objetivo, hubo una reacción tardía de la FAN por una conspiración de la izquierda que causó saqueos y disturbios y quieren hacer ver que el pueblo era rebelde”.

Andara cree que para el Gobierno “el fin justifica los medios” y le “explica a sus creyentes otra versión inadecuada”. Recuerda que la experiencia “fue dura”, pues la FAN no estaba preparada para un evento de esa naturaleza, sin embargo tampoco piensa que pueda ocurrir un evento similar en un futuro cercano.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.