Acelerar la respuesta en prevención combinada, detección temprana y acceso a tratamiento puede terminar con la epidemia como problema de salud pública
COMPARTE

Cada año, 100.000 personas adquieren el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida y 50.000 pierden la vida por causas relacionadas con el sida. Entre 2000 y 2015, las nuevas infecciones se redujeron un 25% y las muertes un 23%. Sin embargo, en los últimos cinco años, se registró un leve incremento de casos (0,7%), en particular, entre los hombres.

Acelerar la respuesta al VIH/sida en las Américas tiene la meta ambiciosa de reducir en un 74% los casos nuevos de VIH para 2020 y disminuir en un 62% las muertes relacionadas con sida en la región, lo que allanaría el camino para el fin de la epidemia en 2030.

Acepta el reto. Terminemos con el sida” es el slogan de la campaña de este año de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, este primero de diciembre, que insta a los gobiernos y a toda la sociedad a intensificar nueve medidas para lograr esta meta.

Suministrar y promover el uso de preservativos y lubricantes, ofrecer la prueba de VIH en los espacios que frecuentan las poblaciones en mayor riesgo, así como ampliar el acceso a las profilaxis pre-exposición (PrEP) y post-exposición (PEP) son algunas de las principales medidas que conforman la estrategia de prevención combinada y que, de reforzarse, podrían terminar con el sida como problema de salud pública en 15 años.

Las otras medidas incluyen testear y tratar a todas las embarazadas positivas y sus recién nacidos para eliminar la transmisión del virus de madre a hijo, brindar tratamiento para todos los que lo necesitan, poner fin al estigma y la discriminación, ofrecer las pruebas y tratamiento para otras infecciones de transmisión sexual e incrementar el financiamiento.

“El VIH sigue siendo una amenaza para la salud mundial y requiere una respuesta regional y global estratégica”, afirmó Carissa F. Etienne, Directora de la OPS. “Debemos intensificar los esfuerzos en prevención combinada, detección temprana y acceso a tratamiento, ejes fundamentales para detener la transmisión del virus en los próximos años”, señaló.

La OPS y sus países miembros acordaron este año un nuevo plan para avanzar en ese camino.

“Hoy, contamos con más herramientas para prevenir las nuevas infecciones, diagnosticar a todos los que viven con el virus y no lo saben, y tratar a todos lo más pronto posible para preservar su salud”, sostuvo Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Análisis de la Salud de la OPS. “La acción acelerada de estas y otras medidas puede llevar a la epidemia al nivel más bajo que se pueda alcanzar”.

La campaña de la OPS está en línea con la Estrategia Mundial del sector de la Salud contra el VIH de la OMS, la declaración de la reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas para poner fin al Sida, así como con los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la campaña del Día Mundial 2016 de Onusida, que pone el acento en la prevención una de las medidas para terminar con el sida en 2030.

40 por ciento de portadores desconocen su condición

Mientras que al menos 40 por ciento de portadores del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), lo que representa unas 14 millones de personas, desconocen su condición, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Una de las razones son las dificultades que existen en algunos lugares para tener acceso a servicios de diagnóstico.

Según los últimos datos de los que se dispone, más de 18 millones de seropositivos carecen de acceso a tratamientos con medicamentos antirretrovirales y 14 millones de ellos no saben que son portadores del VIH.

“Millones de personas que tienen el VIH no se benefician del tratamiento indispensable que, igualmente, puede impedir que transmitan el virus a otros”, señaló la directora general de la OMS, Margaret Chan.

Frente a esta situación, la organización ha optado por promover el autodiagnóstico, que puede ser realizado por la propia persona con un poco de su saliva o picándose la yema de un dedo con una aguja.

Esto permite a las personas conocer su situación de manera privada, en un lugar cómodo para ellas, con un resultado que está listo en veinte minutos.

En caso de un resultado positivo, la OMS aconseja a la persona que acuda a un centro médico para una confirmación y donde también puede recibir consejo y orientación rápida hacia los servicios de prevención y tratamiento.

“El autodiagnóstico es un medio de llegar a más gente a la que no se ha diagnosticado la infección, ofreciéndoles la oportunidad de tomar las medidas necesarias antes de que caigan enfermos”, señaló Chan.

Se considera que el enfoque del autodiagnóstico es particularmente importante en aquellos lugares donde hay dificultades para acceder a un servicio ordinario de despistaje.

En los diez últimos años, las personas que conocen su estado de VIH ha pasado del 12 al 40 por ciento por ciento a escala mundial.

Una de las mayores consecuencias positivas ha sido que ocho de cada diez personas diagnosticadas positivo reciben un tratamiento antirretroviral.

El diagnóstico del VIH depende en algunos casos del grupo de población al que se pertenezca y de manera general es más común que las mujeres sean diagnosticadas -y, en consecuencia, reciban tratamiento- que los hombres.

Según la OMS, sólo el 30 por ciento de personas que se han hecho una prueba de diagnóstico son hombres.

También las tasas de diagnóstico son bajas entre los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, los trabajadores y trabajadoras sexuales, las personas transgénero, aquellos que se inyectan drogas y los prisioneros, precisamente, los principales grupos de riesgo.

De hecho, estos grupos representan el 44 por ciento de las 1,9 millones de nuevas infecciones por VIH que se producen cada año.

Una de las mayores ventajas que se han observado es que los métodos de autodespistaje prácticamente han duplicado el número de mujeres que acuden para realizarse un test de diagnóstico.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.