17 septiembre 2012

En Secreto

 FRANCISCO M. PÉREZ

efeemeperez@yahoo.com

*** CONFESIÓN SAGRADA. El presidente Chávez antes de soltarse en nuevos llantos públicos desde San Fernando de Apure, implorándole al Creador que le alargue la vida un tiempo más “para completar su obra”, habría reunido a su entorno familiar más cercano en Barinas, informándoles que acababa de suspender el tratamiento médico del cáncer hasta el 10 de octubre, para echar el resto en lo que queda de campaña electoral. En esa misma reunión el comandante-presidente también lloró y por supuesto hizo llorar a sus padres, hijos, hermanos, sobrinos y nietos, y más todavía cuando admitió que estaba a punto de perder las elecciones del 7-0. “No tengo otra alternativa que seguir adelante y llegar hasta donde pueda. No puedo frenarme en medio del camino”, habrían sido otras de las dramáticas y conmovedoras confesiones en familia. 

*** FRIO Y CALIENTE. Rafael Lacava, al parecer, todavía no ha terminado de asimilar el trancazo que le asestó Chávez, al anular con un sólo grito su aspiración inmediata de ser el candidato a gobernador por el PSUV. Sin sacudidas emocionales, el alcalde bajó la cabeza y se replegó en su Puerto Cabello querido. Desde allí ha dicho y hecho algunas cosas, pero sin la emoción de antes y sin el ímpetu que mostraba en las primeras de cambio, como jefe del Comando Carabobo en la región. Los suspicaces, de su entorno y de afuera, hasta llegan a creer que los desórdenes violentos del miércoles en el aeropuerto, los pudo motorizar él, no para hacer que el comandante-presidente- pierda, ni para llamarlo por su nombre, sino para enseñarle el tramojo, sencillamente, como dicen en el llano. 

*** POR SI ACASO.Ante esta realidad, el tocayo Ameliach tomó el toro por los cachos y personalmente está viniendo a Carabobo, asumiendo el rol de jefe de campaña y dando la cara como un líder completo. FAO llega, participa y da órdenes, y entre las últimas figuró la designación de José Manuel Flores, ex alcalde de Guacara, como secretario del comando, con poderes plenipotenciarios para actuar, muy similares a los que de verdad tiene un jefe, de manera de apuntalar la labor de Miguel Flores, Héctor Agüero y Saúl Ortega, que siguen siendo hombres fuertes y de entera confianza en el PSUV. Las redes no lo enredan ni le quitan el sueño. 

*** RELOJ ATRASADO. Enzo Scarano no estuvo en la candela durante la visita de Capriles a Puerto Cabello. Bajó tarde, aunque la noche anterior había subido casi con el canto de los gallos de Rancho Grande, en una asamblea de calentamiento a favor del abanderado tricolor. Ahora algunos piensan que pudo estar enterado de lo que iban a hacer los violentos, y por eso se “cuidó el pellejo” y se quedó tranquilo entre los tantos atrapados en la cola de la autopista, y más tarde, como pudo, regresó a Valencia, aturdido con serios problemas de la tensión, y además, confesando a su amigos que, por su estatura, él es el principal blanco a la hora de los truenos y la lluvia de piedras y botellas. También sabía que los Salas de nuevo tratarían de impedir que subiera a la tarima, como lo han hecho otras veces, cada vez que viene el candidato. 

*** POR AHORA. Los revoltosos del litoral, igual que Chávez desde el Museo Militar, no pudieron cumplir “el objetivo”. El saldo, no obstante, fue rojo en daños a personas y bienes, y de ñapa sirvió para que el candidato de la Unidad movilizara una multitud exclusiva de porteños. Los autobuses repletos de gente caleteada desde Valencia -dicen que de empleados públicos y contratistas- no pudo pasar las barricadas y tuvieron que devolverse con sus pitos y banderas acuesta. 

*** A LUCHAR MILICIANOS. Los adecos orgullosos festejaron otro 13 de septiembre, día en que se fundó el partido del pueblo. Al brindis en Caracas no asistió el candidato Capriles y su ausencia dejó un mal sabor. En Valencia también “los compañeritos” echaron la casa por la ventana y reunieron a todos los partidos de la MUD, salvo Primero Justicia, que ojalá sus dirigentes no tengan que arrepentirse el 7-0 ni llorar lágrimas con sangre. La celebración se habría estado cumpliendo bien, muy bien, hasta ayer por la tarde, cuando Jacobo Román y su hijo Manuel Vicente se encargaron de poner “la gran torta” de los 72 años, aprovechando un acto muy concurrido en Puerto Cabello para formarle un atajaperros al doctor Rubén Limas, a la sazón el secretario general seccional, a quien conminaron a dejar el cargo, por estar en contubernio con los Salas y su gobierno, en aparente alianza con el “catire” Ecarri. 

*** TESTIGOS DE EXCEPCIÓN. El alcalde Scarano se aplacó y no quiere seguir en el sube y baja de las conjeturas electorales regionales, tal como lo confió en una cena privada a la que asistió en Valencia junto a la doctora Teresa Albanes, quien fue la primera que le aconsejó “paz y cordura” al tiempo que muchos comensales lo atizaban a seguir en la calle, alborotándole el corral al Pollo Salas. Dijo que se había sacado de su cabeza esas tentaciones, y que andaba dedicado a tiempo completo en la campaña de Capriles, realizando asambleas populares en Mariara, San Joaquín, Las Parcelas del Socorro y esta semana en Bejuma, Montalbán y Miranda. 

*** PALANTE ES PA’LLÁ. El guaro Gerardo Ramírez avanza con su caminata de profesionales y técnicos bolivarianos hacia Miraflores. Salieron de Campo Carabobo, se pararon en La Cabrera, durmiendo frente al Lago y hoy deben amanecer en Palo Negro de Aragua. No les importa que los automovilistas les recuerden sus ancestros y hasta les tiren huevos podridos. El reto es llegar y entregarle un documento de respaldo a Chávez el próximo 19. 

*** PLOMO Y PLOMO. En el Polígono de Tiro de Valencia, mejor llamada Asociación Carabobeña de Tiro, volvió la tranquilidad sin que se oyera una sola detonación. La junta directiva que preside el doctor Fernando Ramos Hans presentó cuentas de su gestión de tres años seguidos, y los asociados la aprobaron con mayoría aplastante de 77 a 27.  Con este resultado no solamente se fortaleció la institución, sus valores y su conformación heterogénea bien cimentada, sino que se pone en sobre aviso que el nuevo presidente de la institución será Efraín Pérez Ortega, aunque Miguel Alejandro Pérez “Mijandro” seguirá empujando en ese mismo sentido. .

Ojos claros y sin vista…!

El acontecimiento político de la semana, sin lugar a dudas: La llegada de  Henrique Capriles Radonski a Rancho Grande, en Puerto Cabello, valiéndose de una jugada maestra del gobernador H.F. Salas, para burlar un foco de violencia y perturbación promovido por las huestes del chavismo, que pretendían acorralar al abanderado presidencial de la MUD, una vez que el avión que lo traía de Maracaibo aterrizara en el aeropuerto Bartolomé Salom. El mandatario carabobeño estaba advertido desde la noche antes, de la intención del oficialismo, y el miércoles al amanecer confirmó que los rojos-rojitos tenían tomada la redoma frente a la Guardia Nacional en actitud similar a la que han puesto en práctica en varias parroquias caraqueñas, para provocar agresiones a la oposición y a su candidato. Frente a esos hechos bochornosos y torpes, que por cierto le dan fuerza a este comentario y a su ilustración gráfica, fue que Salas convino con Capriles hacer una mala pasada a sus adversarios, enviando primero la aeronave en la que andan los periodistas y corresponsales extranjeros, que al posarse en el litoral fue recibida con una andanada de piedras y botellas, mientras que el otro avión, con el candidato, llegó directo a Valencia. Un comando de motorizados lo esperó aquí y en contraflujo fueron bajados en un 3x2 a El Palito y de allí en comitiva de tres peñeros, entre estos uno comandado por la capitana Carolina, tan avispada como la otra, la de origen sirio, los llevó sanos y salvos, como si en “anka”, hasta el Malecón y en el embarcadero de La Planchita abordaron los vehículos en los que llegaron al mitin de la calle 32, full de punta a punta con más 25 mil porteños que por horas vitorearon al hombre de la gorra tricolor. Atrás, muy atrás, viendo lejos, se habían quedado los violentos, aunque después de causar destrozos al aeropuerto, quemar varios vehículos y lesionar a numerosos ciudadanos, sin ninguna otra razón que no sea, la de que, evidentemente, los acosa el miedo. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.