13 abril 2013

Inmensos huecos abundan en calles de Tesoro del Indio

Darío Sánchez García 
dsanchez@el-carabobeno.com

Habitantes y conductores que transitan por calles de Tesoro del Indio, en Guacara, se quejan de la cantidad de huecos que hay en este urbanismo. 

Transitar por sus transversales y veredas se ha convertido en una molestia para estos vecinos. Las vías deterioradas, que dañan tanto los vehículos como la belleza de la comunidad, sumado a la inseguridad, es uno de los problemas que más perjudica a este popular colectivo del sector Aragüita. 

A pesar de que sus calles están hechas de concreto, éstas no parecen ser muy resistentes al paso constante de vehículos y menos aún, al tiempo que tienen sin mantenimiento. 

Julio Montoya, vecino del lote II, indicó que una de las posibles causas de la “fragilidad” de las calles es que quizá no tienen mallas de refuerzo que brinden resistencia al peso de los carros que las recorren, como pasa en otras comunidades del municipio. 

El lugareño solicitó al ayuntamiento local acondicionar integralmente todas las calles, las cuales presentan desde hace muchos meses estados deplorables. No solo son los huecos, hay calles que tienen zanjas, irregularidades en la horizontalidad del concreto y cunetas que no deberían existir, subrayó.   

Otro vecino informó que la comunidad esperaba en julio de este año una rehabilitación de las calles por parte del ayuntamiento local, pero han pasado cinco meses y todavía aguardan por el operativo de pavimentación. 

Montoya reconoció que hace meses la alcaldía asfaltó algunos tramos de la vía principal, pero pidió que el trabajo se ejecute en toda la urbanización. 

Inseguridad

Otro de los problemas que afecta a Tesoro del Indio es la inseguridad. Presuntas bandas organizadas cometen robos constantes en reuniones sociales realizadas en las viviendas después de las 12:00 de la medianoche. 

Carlos Ramírez apuntó que ése es el modo en que operan los antisociales, quienes al saber que la urbanización no cuenta con seguridad privada o pública, cometen sus delitos. 

“También esperan en las noches entre los matorrales y encañonan a la gente”.   

Hace un año antisociales asesinaron a un vigilante del sector cuando éste realizaba su trabajo. Ramírez recordó que desde entonces nadie ha querido trabajar de seguridad en la comunidad. “Estamos a merced del hampa. Necesitamos mayor presencia policial en la zona”. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.