COMPARTE

Una tramoya, de acuerdo con el diccionario, es un enredo dispuesto con ingenio, disimulo y maña. Y un pantano, también según el diccionario, es una hondonada más o menos cenagosa. Las referidas definiciones vienen a cuento, por el tema del denominado “diálogo consensuado”. Para el oficialismo se trata de una tramoya, para la oposición política se está convirtiendo en un pantano.

Al respecto no hay sorpresas. Al revés. Lo que sorprende es haya gente con conocimientos de la política, que se sorprendan de lo que está aconteciendo. Una vez más se destaca la iniciativa de un supuesto diálogo político en Venezuela, que, lamentablemente, le terminará brindando tiempo al poder, con quizás alguna que otra “concesión” secundaria por parte de éste, a fin de sostener ciertas apariencias.

Como es lógico de suponer, semejante situación tensa los desencuentros al interior de la oposición política, y eso de por sí favorece a Maduro y los suyos. Y todo ello ocurre con sonoras declaraciones, no pocos desplantes, contradicciones a granel, y una erosión de credibilidad que puede ser sumamente peligrosa para la causa de la democracia venezolana.

El papel del Vaticano puede hacer mucho mal y poco o ningún bien. Venezuela padece un régimen abyecto, y el empeño en legitimarlo es cuando menos un craso error. Y no sólo desde el ámbito político, sino también teológico. Además, este supuesto diálogo es difícil que sea más inoportuno y, de seguro, contraproducente para hacer valer los derechos democráticos de los venezolanos, confiscados a la brava por la hegemonía imperante.

El poder establecido se ha burlado de la voluntad popular, al impedir la realización del referendo revocatorio, al impedir la realización de las elecciones regionales, al impedir la realización de las competencias constitucionales de la Asamblea, al impedir, en suma, todo aquello que ponga en riesgo su continuismo. ¿Y resulta que la respuesta a todo eso es un diálogo burocrático? ¡Por favor!

Y mientras tanto, siguen los atropellos, la represión, la masiva corrupción, el caos económico y la depredación de los pocos recursos que van quedando, comenzando por los de Pdvsa. ¿Y resulta que “el único camino” para superar esta debacle es el diálogo? ¡Por favor! Lo que tenemos es una tramoya, de un lado, y un pantano, del otro. Venezuela sale perdiendo y la hegemonía que la sojuzga, hasta ahora, sale ganando.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.