El padre de la joven estaba devastado en la morgue. (Foto cortesía)
COMPARTE

María Angélica del Carmen Bandres Blanco (26), manicurista, residenciada en Maracay, llegó a Caracas a pasar el fin de semana con su novio y la asesinaron presuntamente en un intento de robo en la avenida Libertador, cerca de la Cantv y la urbanización Santa Rosa, parroquia El Recreo.

Bandres vivía en el sector El Progreso, de El Limón, estado Aragua, era la mayor de cuatro hermanos y llegó el viernes en la tarde con su amiga Desiré para reunirse con sus respectivos novios, Alexander y Fabián, técnicos en refrigeración, residenciados en Caracas.

Su padre Ángel Bandres, dijo que Alexander siempre iba a visitarla pero esta vez ella decidió venir. Pasearon por El Ávila, bajaron en la noche, cenaron en un puesto de comida rápida en Santa Rosa, donde reside Alexander, después asistieron un baile de vallenatos, se retiraron a las 5:00 de la madrugada del sábado y cuando pasaban por Santa Rosa para comer algo antes de irse a dormir, ocurrió el percance con los ocupantes de un carro Chrysler Neón color verde.

Las dos parejas iban en una camioneta Jeep Grand Cherokee gris, con vidrios ahumados, escuchando música a alto volumen, cuando escucharon como un golpe contra la camioneta y Alexander, quien iba atrás con María Angélica le dijo a Fabián “no te pares, no te pares, dale, dale”, pensando que iban a asaltarlos.

Pero frena al escuchar una detonación, y del Neón se baja un hombre armado que golpea el vidrio del copiloto, donde está sentada Desiré, ella grita, se oyen más disparos y cuando ven desvanecerse a María Angélica aceleran para llevarla a la clínica Méndez Gimón, de la avenida Andrés Bello, donde la ingresan muerta.

Un disparo había ingresado por detrás de la camioneta y la alcanzó en la parte superior de la espalda.

El carro Neón los siguió hasta la clínica y después se retiró, según pudieron verificar por las cámaras de seguridad que filmaron lo ocurrido en la avenida Libertador y los testigos que estaban en el centro de salud.

El señor Bandres estaba devastado. Habló con los periodistas en la morgue mientras esperaba el cuerpo de su hija para llevarlo al estado Aragua.

Les hizo un llamado a las autoridades y en especial a los jóvenes porque hay una situación de inseguridad muy fuerte en la calle, y aunque él también salía y se divertía cuando era joven, “hoy tenemos una realidad muy distinta”.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.