(Foto Cortesía DVC Carabobo)
COMPARTE

DVC Carabobo

El grandeliga venezolano, Martín Pérez, se incorporó a la labor social de la Fundación Magallanes y del Dividendo Voluntario para la Comunidad Seccional Carabobo, con un donativo de 600 morrales contentivos de útiles escolares para niños escolarizados de muy escasos recursos que habitan en el estado Carabobo.

Con este aporte están siendo beneficiados los pequeños que almuerzan diariamente en los comedores Niños Jesús y Sagrado Corazón de Jesús, ubicados en Puerto Cabello, Sector Santa Cruz; Nuestra Sra. del Rosario (Municipio Carlos Arvelo, Guigue); Virgen de Fátima y Jesús de Nazaret ( Parroquia Miguel Peña, Valencia)  y San Juan Bautista, con sede en la comunidad Ojo de Agua, municipio Guacara así como 100 niños de la Unidad Educativa Las Tablas, situada en Taborda, también del municipio Puerto Cabello.

La presidenta del Comité de Damas del Magallanes, Sandra Luces de Ferrari acompañada por la directora Ejecutiva de DVC, María Elena Barreto, e integrantes de ambas  fundaciones se han desplazado a las diferentes comunidades para realizar la entrega personalizada a cada niño, en nombre del pelotero.

El presidente del Dividendo Voluntario para la Comunidad, seccional Carabobo,  Wilfredo Moreno, agradeció el gesto de Martín Pérez: lanzador zurdo de los Rangers de Texas y ficha del Magallanes, “quien con esta iniciativa reconoce que la educación es la mejor vía para la superación personal y, apoyar ese proceso, la forma expedita que tenemos para brindar oportunidades y colorear el futuro de niños y jóvenes de escasos recursos”.

También agradeció a Roberto Ferrari, presidente del Magallanes y al Comité de Damas quienes con tanta generosidad respondieron al llamado y sumaron su granito de arena para lograr que más niños pudieran ir a la escuela o no abandonaran sus aulas por falta de un cuaderno.

El donativo de Martín Pérez incluye un Morral, cuatro cuadernos grandes empastados; un estuche de lápices de grafito, un estuche de creyones y un juego geométrico.

(Foto Cortesía DVC Carabobo)
(Foto Cortesía DVC Carabobo)

Con este aporte, reveló Wilfredo, este año, logramos apoyar a 900 niños, en la prosecución de sus estudios y combatir la deserción escolar por falta de útiles y uniformes. Se incluyeron a los niños de los comedores en el beneficio porque la idea no es solo proveerle nutriente para su desarrollo corporal, sino también valores y educación para que sean jóvenes y adolescentes que miren con mejores expectativas el futuro.

Destacó que el Dividendo entregó inicialmente 300 morrales con útiles escolares donados por empresas e individualidades que apoyan la acción social del DVC y 40 kit de uniformes escolares.

El DVC confiere los útiles y uniformes a través de un concurso de maquetas, construidas con material reciclado. Dicho concurso promueve  la autorealización, el autoestima; la protección al ambiente, el trabajo en equipo, la unión de la familia entorno al niño, entre otros valores que el Dividendo Voluntario para la Comunidad trabaja para rescatar en las comunidades de Carabobo, proyectándose hacia un país de ciudadanos respetuosos, nobles, felices y con reales oportunidades.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.