Pranes mujeres diego ibarra
Briggy era la líder de "Los Cara de Gatos". Ilustración: Pedro Requena
COMPARTE

Alcohol, droga, disparos y robos. Así transcurrió el velorio de “Briggy”. Las redes sociales sirvieron para desahogar el dolor que dejó la muerte de la líder de la banda “Los Cara de Gatos”. “No se preocupen que todavía quedamos. Hicieron fue mal al matar a Briggy, para que todos estén claros”, reza uno de los más contundentes mensajes escritos por su hermano “Gelmen”, desde un calabozo que comparte con 24 privados de libertad.

Hace poco Katty Briggitte González Escalona cumplió su mayoría de edad. Desde niña estuvo inmersa en una vida delictual. Llevaba el mando del grupo hamponil luego que su hermano mayor, quien tenía la batuta, presuntamente, se fuera de la zona para evadir a las autoridades.

En Aguas Calientes todos le temen a los “Cara de Gatos”. Pocos se atreven a hablar. En la pequeña plaza La Revolución un par de mujeres se detiene a hablar con una maestra. Ya es mediodía. “En todos lados hay peligro, pero aquí más”, dice entre dientes una de ellas. Su cara la delata: siente temor. En una esquina un jovencito vigila la entrada y salida al barrio. Observa a las madres, mientras camina de una acera a otra, agarrando un bolso verde que cruza su pecho.

Las damas huyeron sin decir más. Le siguió la amable maestra: me tengo que ir, me tengo que ir, repitió temerosa. El “campanero” (hombre que pasa información sobre la presencia policial o del enemigo) no las pierde de vista, así que prefieren resguardarse.

En varias zonas hay informantes. El “campanero” está cerca de la conocida 4 esquinas. Justo allí, el domingo, varios de “Los Cara de Gatos” robaban a todo el que pasaba. La razón: reunir dinero para el entierro de la máxima líder de esa barriada. La plata no les alcanza, aun cuando roban entre 10 y 15 carros mensuales para cobrar rescate, refiere una fuente policial. Se trata de casi 100 robos denunciados en lo que va de año.

La velaron en su casa. Cuando la sacaron se escucharon varios tiros, contó Raquel (nombre falso). Desde su trabajo escuchaba todo. Los oficiales de la Policía Municipal de Diego Ibarra estaban alertas ante cualquier eventualidad.

No le sorprende su final. Es lo que le espera al que decide llegar a la delincuencia

Raquel conoce a la familia de los “Cara de Gatos” desde hace años. Incluso, desde que “Briggy” era una niña. No le sorprende su final. Es lo que le espera al que decide llegar a la delincuencia. Cuando tenía 17 años estuvo detenida en la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) por porte ilícito de arma. A su hija, de apenas un año, la cuidaba Nailet, su abuela.

 

El legado

A finales de los años 60 llegaron de Caracas varios familiares de Nailet a Aguas Calientes. Les decían los “Cara de Gatos”. Desde entonces el nombre de la banda se mantuvo. A muchos los mataron, pero en 2010 resurgió el grupo, que hoy intenta tomar el control de la zona y pretende imponerse a su banda enemiga: los de La Cuevita.

“Briggy” tiene cinco hermanos: José Antonio, “El Truky”, “El Gatico”, “Gelmen” y “Katherine”. Hijos de “Richín”, quien en el pueblo no tiene buena reputación. Su madre, Nailet, tampoco. Menos “Concha”, la abuela. Una anciana de 60 años que también usa su arma cuando sale a hacer “trabajitos”.

Raquel recuerda que el año pasado, “Truky” fue abatido en un enfrentamiento durante un Operativo de Liberación del Pueblo (OLP). “El Gatico”, cayó preso cuando tenía apenas 16 años. Salió bajo una medida pero siguió cometiendo delitos. Más tarde fue ultimado también al enfrentarse, cuando fue descubierto en flagrancia robando, con funcionaros de la Policía Municipal de Naguanagua.

“Gelmen”, el 7 de julio fue detenido por oficiales de la Policía de Carabobo mientras robaba una unidad de transporte público en Mariara. De “José Antonio” no se tiene pista, aunque algunos aseguran que sigue en Aguas Calientes.

La más pequeña aun no baila el vals. Presuntamente, también dedica su vida a la delincuencia. Cheo (apodo falso) habla de ella: es una muchachita. Tiene como 14 años. Son varias mujeres.

A “Briggy” la mataron en Mariscal Sucre, el sábado en la tarde, cuando presuntamente iba a cobrar un rescate.

Cobraron mayor notoriedad en enero de este año, cuando mataron a Henry Augusto Villegas Rodríguez (46), un dirigente vecinal que luchaba para que montaran un comando de la Guardia Nacional en ese barrio. Sobre el tema nadie más habló. Muchos menos instalaron el módulo.

Escopetas: el arma femenina

Hace tres semana las mujeres interceptaron un camión cargado de pollos que transitaba por la Autopista Regional del Centro (ARC). Con armas en mano sometieron al conductor. La PM fue alertada y llegó al lugar cuando desvalijaban la gandola, contó una fuente policial.

“Disparamos al aire para ahuyentarlas pero no fue así. Más bien nos respondieron a disparos. “Briggy” llevaba una escopeta. También estaba Concha”, dijo.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.