04 febrero 2012

Causas que originaron hechos del 4-F se mantienen latentes

(Foto El Carabobeño)

Adriana Chirinos Castro | achirinos@el-carabobeno.com

Las notas de prensa de los rotativos señalaban en cada una de sus páginas, hace 20 años, las necesidades y planteamientos de los actores claves del país (empresas, universidades). Los ciudadanos se quejaban de la inflación incontrolada, de la escasez de productos y reinaba una inestabilidad sociopolítica y una corrupción generalizada. Ese era el panorama observado según relata el economista José Ignacio Díaz Retali.

Las mismas banderas usadas por el presidente Chávez como causantes de inspiración del “buen” golpe de estado, son las mismas que se padecen actualmente en Venezuela. La diferencia, según el especialista carabobeño, es que ahora “todo se ha agravado”.

El primer problema que fácilmente se evidenciaba a principios de 1992 era una inflación galopante que no era controlada. Díaz Retali explica que el comportamiento era errático pues se alzaba por meses y luego por algunas medidas aplicadas, se mantenía. “Siempre había un aumento sostenido de los precios y la sociedad pensaba que se había ido de las manos”. El 2011 cerró con una inflación promedio de 24% y se estima que el 2012 culmine con un 30%, el más alto de la historia venezolana.

La escasez de productos o la baja calidad de estos en el mercado era otro particular. Muchos consideraban que se estaban acaparando, recuerda el economista, para que luego el Gobierno los sacara. “La inestabilidad sociopolítica del país hacía que las personas prefirieran colocar sus recursos en dólares, lo que causaba mucha presión al precio de la divisa, que conllevaba a la devaluación y el encarecimiento de los productos importados y de la materia prima foránea. La sociedad pensaba que no había forma de acabar con ese círculo vicioso”.

Entre la exposición del especialista resalta la corrupción generalizada y la impunidad y las mafias entre bandas organizadas de los penales y representantes del Poder Judicial. “Al sumarlo, la sociedad fue agarrando presión y de alguna forma explotó. Llegaron los desajuste y luego una idea de rebelión que fue la menos adecuada. Pensaron que esa era la salida”.

Toda esa situación, sostiene Díaz Retali, se mantiene pero agravada. “La corrupción está dentro del Gobierno de la forma más descarada y perversa. Eso se suma a la degradación de principios y valores. El problema es que actualmente esa corrupción se está desbordando en el sector privado y otras instituciones. Hay una especie de sociedad de cómplices”, lamentó.

Otras teorías sostienen que el plan de la lucha armada existía desde la década de los 60, cuando el grupo golpista se unió al proyecto de conspiración. El politólogo Ricardo Sucre Heredia recuerda que el modelo político del puntofijismo comienza a mostrar sus deterioros y debilidades desde finales de los 70. “Fundamentalmente hizo crisis la incapacidad de los sectores públicos de atender la demanda de la sociedad. Hoy tampoco se escuchan los pedimentos de la sociedad. El Gobierno no escucha”.

Cabezas cortadas

Que la situación sea similar no implica en ningún caso la posibilidad de un nuevo golpe de Estado. Cada movimiento de “fichas” que el presidente ha hecho a lo largo de su mandato de 13 años, se ha enfocado en que eso no suceda, agrega el politólogo Herbert Koeneke. “Expulsó o dio de baja a la personas que no estaban cuadradas con él y quedaron solo seguidores como Rangel Silva, quien hace poco dijo que no aceptaría a otro presidente, si no gana Chávez”.

Para el también periodista, el Primer Mandatario intenta apoyarse en los problemas de la Venezuela de 1992 para sostener lo que fue un acto delictivo: un golpe de estado. “Había una logia militar (MVR200) que se creó en el 83, que conspiraba contra la democracia representativa. Después de la pacificación que logra Rafael Caldera, las guerrillas que aún quedaban tuvieron conspiraciones con el MVR200. El golpe lo estaban preparando desde el 83 y lo intentaron ese cuatro de febrero”.

La provisionalidad de Venezuela

Para el historiador Agustín Blanco Muñoz, el cuatro de febrero es una expresión más del mismo “golpe” que ha llenado la historia republicana de Venezuela en 200 años. “El período llamado conservador o liberal o el castrista, es la historia de las mismas frustraciones, del desquite de las ambiciones o del desplazamiento de la historia para que se acomode otra. Es una historia que va de un punto provisional a otro punto provisional”.

La provisionalidad siempre ha sido la esencia venezolana, mantiene el historiador, quien asegura que actualmente el país está sumergido en la provisionalidad golpista revolucionaria. “Va a existir hasta que otra pueda derrotarla. No ha habido políticos permanentes sino políticos para las circunstancias”.

Blanco Muñoz sostiene que en la oposición hay personalidades que buscan construirse su provisionalidad y no una unidad. “No ha habido un quiebre en el proceso de frustración. Este régimen totalitario no saldrá por la opción del voto”.

Día oscuro para la historia de Venezuela

El 4 de febrero de 1992 fue uno de los días más oscuros de la historia de Venezuela que trajo como consecuencia el descalabro económico, político y social por el cual está pasando el país.

Así lo sentenció el historiador Guillermo Morón quien amplió que la Nación ha vivido de golpe en golpe y de tiranía en tiranía desde el 19 de abril de 1810, fecha en la que se suplantó un estado de derecho monárquico, encabezado por el imperio español, por uno republicano representado por los caudillos de la época.

Para el también filósofo, el que un militar -cabecilla de un golpe de Estado- esté en el poder es producto de la decadencia de los partidos políticos como Acción Democrática (AD) y Copei, y el desacierto de la “burguesía venezolana” en permitir la elección de una persona que, a su juicio, no solo es golpista sino que está ligado a intereses castrocomunistas. Cinco tesis sobre el 4 de febrero.

El historiador Armando Luis Martínez ha generado cinco tesis sobre lo que ocurrió el cuatro de febrero de 1992, en donde se observan algunas similitudes con los otros expertos.

1) Es el resultado de un largo proceso conspirativo que abarcó casi dos décadas pues la preparación comenzó en los años 70, cuando Chávez estaba en la Academia Militar. El golpe debía realizarse en diciembre de 1991 pero se realizó el 4 de febrero para que coincidiera con el natalicio de Antonio José de Sucre.

2) El 4 de febrero demostró que por su inestabilidad política, Venezuela era el escenario ideal para aplicar el triángulo Pueblo-Fuerzas Armadas-Líder. Señala que la ausencia de un consenso entre militares y civiles se mantuvo entre algunos años y que la decadencia relativa del sistema político creó un vacío de poder que debía ser ocupado por las Fuerzas Armadas.

3) Los íconos del grupo militar que realizó el golpe del 4 de febrero eran Fidel Castro (Cuba), Mohamed Alí Seineldin (Argentina) y Antonio Tejero (España).

4) El 4 de febrero es la continuación inevitable del plan de Gobierno elaborado por Marcos Pérez Jiménez. “Chávez reveló recientemente que el único plan de Gobierno aplicable fue el del general Marcos Pérez Jiménez”.

5) El 4 de febrero es el intento sistemático destinado a comprobar que el ejército es el heredero del poder político en Venezuela.

MUD: Traicionó honor militar

La Mesa de la Unidad Democrática expresó su rechazo a la celebración del intento de golpe del 4 de febrero de 1992, al considerarlo una traición al honor militar, un irrespeto a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y un hecho inconstitucional que desconoce los preceptos de la Carta Magna. Afirmaron a través de un documento, que si lo que quiere el Gobierno es mostrar fuerza para intimidar, se equivoca. “Esa fuerza que desfilará no es suya, sino de toda Venezuela. Si el objetivo es comparar el 4 de febrero con los comicios primarios del 12 de febrero, también se equivoca ya que, la celebración del Día de la Juventud, la misma fecha de las primarias, no es una emboscada nacida de la conspiración para imponerse a la fuerza sobre la Constitución, sino la jornada democrática de un pueblo decidido, convocada por una fuerza serena, firme y constitucional que busca producir un cambio político en el país”, precisaron en el texto. La alianza unitaria solicita el cese de la utilización de los integrantes de la FANB a razón de la manipulación política del jefe de Gobierno, por cuanto consideran dignificante tener una institución militar profesional e institucional. También sostuvieron que ningún Gobierno tiene derecho a retroceder al pueblo venezolano a los tiempos del caudillismo y el personalismo. (OL)

Con información de Odell López



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.