08 marzo 2012

Vertederos de Carabobo no se adecuan a la normativa legal

Los incendios son frecuentes en el vertedero de La Guásima. (Foto Orlando Nader)

Juamed Chacín

Las condiciones de los vertederos de basura y rellenos sanitarios del estado Carabobo se han convertido en un riesgo para la salud de los ciudadanos, y cada día se han vuelto más complejas.

El relleno sanitario de La Guásima es el más emblemático de la entidad y recibe los desechos de Valencia, San Diego, Los Guayos, Naguanagua y Libertador. En junio del año pasado se creó la mancomunidad del vertedero, que busca principalmente disponer de forma eficiente los desperdicios de estos municipios.

La función de esta mancomunidad es asumir la administración y operación de la nueva fosa del vertedero, que esperan clausurar definitivamente en tres años. El aire que respiran los habitantes de Libertador desde hace más de 40 años, cuando fue inaugurado el vertedero de La Guásima, está contaminado. Son frecuentes en los niños, jóvenes y adultos trastornos digestivos, infecciones respiratorias, hepatitis, gripe, cáncer de cuello uterino y de vejiga, encefalitis, labio leporino y escabiosis.

Se estima que los cinco municipios metropolitanos llevan al vertedero unas 33 mil toneladas de basura al mes. Debido a que está en suelo de Libertador, las cuatro jurisdicciones restantes deben colaborar, en suma, con 2 mil 288 metros cúbicos semanales de material de cobertura.

Los incendios que se producen en este vertedero originan una nube tóxica que arropa al municipio. Especialistas y organizaciones no gubernamentales han sugerido el cierre definitivo de este foco de contaminación ambiental.

La Ley de Gestión Integral de la Basura, publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria número 6.017 del 30 de diciembre del 2010, establece en su artículo 68 que “se prohíbe la quema de desechos sólidos. Se podrán utilizar sistemas de tratamiento térmico controlado, tales como autoclaves, hornos, crematorios y similares, solo para materiales ya segregados, en función de sus tipos, conforme al Plan Municipal de Gestión de Residuos y Desechos Sólidos, previa aprobación de las autoridades competentes”.

Vertederos improvisados

A pesar del buen funcionamiento del centro de disposición final de residuos y desechos sólidos urbanos “El Tigre”, conocido como Manorca, aún persisten en algunos puntos de Guacara, San Joaquín y Diego Ibarra, los botaderos de basura improvisados, en su mayoría por deficiencias en el sistema de recolección.

Desde hace 10 años, las localidades que conforman el eje oriental de Carabobo firmaron un acuerdo de mancomunidad para la creación de un relleno sanitario, el cual eliminó los vertederos de basura a cielo abierto. A partir de entonces, Manorca, se encarga de la recepción de la basura recolectada en los tres municipios que conforman este acuerdo.

Camiones provenientes de varios sectores de Guacara, San Joaquín y Diego Ibarra, mediante un sistema de registro ingresan a Manorca para disponer la basura. De manera extraoficial se conoció que alrededor de 150 vehículos pesados ingresan con aproximadamente 300 toneladas de basura diarias. Dentro de las acciones futuras a emprender por Manorca están la creación de una segunda fosa, así como la adquisición de nuevos equipos para el resguardo de los trabajadores.

Terreno para Bellorín

Se le atribuye a la falta de un terreno apropiado, el que aún permanezca abierto el botadero de basura del eje occidental de Carabobo, contraviniendo las disposiciones legales que sobre la materia existen, según han informado en varias oportunidades los integrantes de la mancomunidad.

Desde principios de los años 90 se está hablando de su cierre definitivo, labor en la que deben estar involucrados los gobiernos de los tres municipios: Miranda, Bejuma y Montalbán, así como la Gobernación de Carabobo y el Ministerio de Ambiente, pero pese a que se han presentado diversas propuestas, aún no hay nada definido, que permita mudar el actual vertedero.

Una de las soluciones a este problema la propuso la Cámara de Comercio de Bejuma en febrero de 2009. Su presidente, Adib Anka, solicitó a las autoridades municipales una audiencia para que el representante de la empresa Macca Presse, Gian Aldo Martinelli, presentara una propuesta y sus alcances. La iniciativa llegó hasta allí.

Retrasos en La Paragüita

El relleno sanitario La Paragüita, único lugar de recepción de los desechos sólidos que generan los municipios del eje costero de Carabobo, Puerto Cabello y Juan José Mora, tiene afectadas apenas seis de las 52 hectáreas de su extensión, bordeada por las invasiones La Paragüita I y II, que fueron levantadas poco después de su creación en 1996, por la Gobernación de Carabobo.

Aunque muchas veces se ha planteado la compra de un nuevo terreno para ser habilitado como relleno, la idea no se ha concretado. En La Paragüita, por año, se construye una fosa de acuerdo al crecimiento poblacional.

Entre los problemas que enfrenta el vertedero es que las vías son de arcilla y cuando llueve el proceso de recolección se complica y la basura se descarga en áreas que se denominan provisionales.

El método para el tratamiento de los desechos que se utiliza es una combinación de los denominados zanja, área y trinchera, lo que brinda más utilidad a las fosas y permite emplear como relleno la tierra de excavación, ya que es muy costoso llevar relleno de otro lugar.

La Secretaría de Ordenación del Territorio, Ambiente y Recursos Naturales configura la fosa correspondiente al año 2010, pero los trabajos se han retrasado por las precipitaciones. La basura en la actualidad es depositada en la fosa del año 2009. Las fosas se clausuran cuando llegan a su tope. El relleno recibe cerca de 5 mil toneladas de basura al mes, lo que equivale a la de un solo día en Caracas.

Con información de María López Rodríguez, Jenny Sánchez Petit y Vanessa Victoria Terán



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.