A la escasez de gas y bombonas se le sumó la especulación. (Foto Archivo)
COMPARTE

En casa de Oswaldo García tienen dos meses sentándose en el comedor más tarde. La única hornilla de la cocina eléctrica que tuvieron que comprar así lo ha determinado. No pueden hacer el arroz, el pollo y las tajadas al mismo tiempo como antes, cuando sin problema podían usar el dispositivo a gas que le permitía hacer cuatro platos a la vez. Ya no es posible por la intermitencia que ha impuesto la escasez de bombonas en la región.

A las 5:00 a.m. llegó García al llenadero de Pdvsa-Gas Comunal ubicado en la Zona Industrial El recreo de Valencia. Era su primera visita al lugar. Esperaba sentado sobre uno de los ocho cilindros que cuidaba con el objetivo de llevarlos llenos a su casa y a la de varios familiares. A las 10:30 a.m. aún aguardaba. Solo dos camiones habían llegado. Uno con 350 bombonas, y el segundo solo con 170. Se desconocía si llegaría otro despacho.

Su familia ya había intentado comprar en el llenadero de La Quizanda y en otros tres centros de distribución y regresaban con lo cilindros vacíos. “Siempre nos dicen que hay problemas con la producción”.

Unos puestos más adelante estaba Aurelio Ortega. Se le notaba molesto, cansado, agobiado. Era el segundo día consecutivo que pasaba la mañana en la cola. El día anterior, pese a haber llegado desde su residencia en La Bocaina a las 4:00 a.m. no tuvo suerte. “Solo llegó un camión y compraron los primeros. Yo no pude”. Recordó que hace cinco años comenzó el problema con el suministro. Pero este año se ha agudizado.”Esto es terrible, hemos tenido que retroceder y cocinar a la leña”.

Carlos Manrique cuenta más de dos años padeciendo la escasez. Antes tenía un contrato con una empresa privada que dejó de despachar directamente en su casa en Flor Amarillo con el argumento de que ya no tenían gas. “El Gobierno dejó de mandarles su cuota”. Ahora, al menos una vez al mes hace cola. No tiene otra opción.

PRECIO DESCONTROLADO

Sin parar de quejarse Andrés Eloy Cordero también esperaba en el llenadero de El Recreo. Le molestaba el sol, la incertidumbre, el riesgo al estar expuesto a la inseguridad en plena calle desde las 5:00 a.m. y que en un país petrolero sus habitantes padezcan ese tipo de deficiencias.

Lo único que lo mantenía en la larga fila era el precio. “Aquí por lo menos la conseguimos baratas, pero en otro lado la venden en mil 500 o dos mil”. Él llevaba consigo una bombona de 10 kilos, de esas que el Gobierno tiene controlada en 50 bolívares y que en esa empresa, del Estado, la venden en 100 bolívares.

Todas son vendidas por camioneros en diferentes zonas hasta con 4000% de sobreprecio

Las de 18 kilos tienen un precio fijado de 250 bolívares, las de 27 kilos en 380 y las más grandes,d e 43 kilos en 600. Todas son vendidas por camioneros en diferentes zonas hasta con 4000% de sobreprecio.

En Carabobo funcionan siete plantas de llenado de Pdvsa-Gas Comunal y solo una privada sobrevive. Entre todas solo el 14,29% de las bombonas es cargado. No hay gas ni cilindros suficientes. De 140 mil cilindros que se llenaban al día en cada planta, ahora solo se hace el trabajo con 20 mil. La producción del combustible ha caído, eso es evidente. Adrián Martínez, asesor del sindicato  de trabajadores del Gas en Carabobo, lo confirmó y sumó otras precariedades: solo 50% de las unidades de transporte del sector se mantiene operativo y existe un déficit de 67% de cilindros.

Los cilindros que son llenados con gas doméstico tienen un período de vida útil de siete años y algunos, que todavía siguen en uso pese a tener más de dos décadas siendo parte de la jornada, no han podido repararse porque la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) no está produciendo acero. “Las compañías no han podido reparar porque es demasiado costoso, la situación ha generado accidentes laborales, sin que haya una solución a este problema”.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.