COMPARTE

AFP

El entrenador de Venezuela, Rafael Dudamel, espera que el partido del jueves ante Bolivia marque un punto de inflexión para la selección vinotinto en la clasificatoria sudamericana al Mundial de Rusia-2018, pese a la ausencia por lesión de tres jugadores clave.

“Necesitamos un triunfo (…). No estamos para mirar por encima del hombro a nadie, pero tenemos la responsabilidad de ganar”, dijo este miércoles Dudamel en la rueda de prensa previa al encuentro por la undécima fecha, que se disputará en el estadio Monumental de la ciudad de Maturín.

Los locales perdieron a última hora a los mediocampistas Alejandro Guerra y Juan Pablo Añor y al delantero Salomón Rondón, pero el técnico confía en los futbolistas llamados para sustituirlos en la convocatoria: Luis ‘Cariaco’ González, Yeferson Soteldo y Christian Santos.

“Los tiempos son cortos y no podemos quedarnos en los lamentos. Tenemos buenos jugadores que quieren dar lo mejor”, manifestó el exportero, quien aseguró poseer “altas expectativas” con el material con el que cuenta.

“Vamos a enfrentar a Bolivia con lo que tenemos y lo que tenemos es bueno”, indicó Dudamel.

Venezuela ocupa el último puesto de la clasificatoria premundialista, con apenas dos puntos. Aunque obtener un boleto a Rusia-2018 es utópico a estas alturas, vencer a Bolivia, que tiene cuatro unidades tras ser sancionada por la FIFA, le permitiría al menos abandonar el sótano.

Brasil encabeza la tabla con 21 puntos, escoltado por Uruguay, con 20, Ecuador y Colombia, con 17, y Chile y Argentina, con 16.

El volante Rómulo Otero (Atlético Mineiro, Brasil), uno de los jugadores con oportunidad de entrar al once inicial, se mostró “dispuesto a ayudar en un partido importante para nosotros”.

“Siempre uno viene con la mayor disposición, orgulloso de vestir la camiseta vinotinto estén como estén los resultados”, agregó a su vez el zaguero Mikel Villanueva (Málaga, España).

Dudamel evitó revelar qué movimientos hará en la alineación ante las piezas faltantes.

Cancha en malas condiciones

El mal estado del campo del Estadio Monumental de Maturín, que recibirá este jueves el partido entre Venezuela y Bolivia por la undécima fecha de la clasificatoria sudamericana al Mundial de Rusia-2018, generó protestas de la selección local.

“Ver la cancha me dio amargura y mucha tristeza. En vez de hablar de fútbol, nos toca hablar de la cancha, que pasa a ser actor principal, porque no está ni cerca de lo que debe ser un escenario para la alta competencia”, se quejó el seleccionador venezolano, Rafael Dudamel, en rueda de prensa.

“Nos incumplieron”, agregó Dudamel, al acusar a los organizadores de romper sus compromisos.

El Monumental, construido por la Copa América de Venezuela 2007, es el estadio con mayor aforo en el país caribeño, con capacidad para 52.000 espectadores.

La gobernación del estado Monagas (noreste), cuya capital es Maturín, inició obras para la recuperación del césped el mes pasado, pero en la noche del miércoles aún trabajadores intentaban ponerlo a punto a contrarreloj.

“Es una pena el estado de la cancha y ya no tenemos otra alternativa”, manifestó el técnico vinotinto.

Venezuela jamás ha disputado un compromiso premundialista en el Monumental. Se presentó allí por última ocasión el 12 de febrero de 2009, cuando estaba dirigida por César Farías, jugando un amistoso ante Guatemala que culminó con victoria 2-1.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.