(Foto: Richard Tineo)
COMPARTE

En 100 días de protestas son muchas las historias que se pueden contar. Cientos de personas han salido a las calles a marchar, a plantarse y a trancar las calles como protesta pacífica por un mejor país. Venezolanos de corazón y de nacimiento, afirman que aquí se quedan.  

Hestelbina Bautista, de 79 años, nació en México pero tiene 55 años en Venezuela. “Soy mexicana y lucho por los venezolanos”, dijo.

Ha asistido a todas las convocatorias de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en Valencia, porque quiere ver libre al país que la recibió con los brazos abiertos hace más de cinco décadas.

Bautista dijo que no hay porqué andar pidiendo o sufriendo tanta miseria por causa del Gobierno, “quiero un país libre donde todos vivamos felices”.

LEA TAMBIÉN: La esperanza se mantiene en los rostros carabobeños tras 100 días de lucha (Fotos + video)

Un día inolvidable para ella, fue cuando los cuerpos de seguridad del Estado le lanzaron una bomba lacrimógena y por eso permaneció dos días en una clínica. Sin embargo, afirmó que logró levantarse y “aquí estoy por la lucha de todos los venezolanos y de mis hijos”.

“Aquí nací y aquí me quedo”

Irma González manifestó que aquí nació y aquí se queda. “No tengo dinero para irme del país y no tengo porqué irme”, afirmó que los que se tienen que ir son ellos (los del Gobierno)”.

Con una vestimenta parecida a la que usaba el Libertador Simón Bolívar, contó que ha estado involucrada en todas las protestas en Carabobo, porque no quiere que sus hijos tengan que hacer una cola por pañales en un futuro.

La Cruz Azul ayuda a todo aquel que lo necesite

En 100 días de protestas los brigadistas de la Cruz Azul han estado allí. Uno de ellos, que prefirió mantener su nombre en el anonimato, contó como anécdota que cerca del centro comercial Free Market en La Granja, hubo un joven que fue herido con una metra en el fémur, y tuvo que atenderlo “a sangre viva”.

Feliz y satisfecho fueron sus palabras para describir como se sintió ante el deber cumplido. Aseguró que cuando ayudan a los mayores, a jóvenes, funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado, “y todo aquel que lo necesite, lo hacemos con el corazón, aplicando nuestros conocimientos”.

(Foto: Richard Tineo)

En la Cruz Azul el trabajo de voluntariado los llena de satisfacción. A los futuros galenos el aportar un granito de arena al salvar vidas, los impulsa a seguir adelante.

Una estudiante del tercer año de medicina manifestó con una gran sonrisa que siente una satisfacción gigante, y unas ganas de seguir estudiando. “Ya quiero que la universidad inicie, porque quiero continuar con mi carrera”, dijo.

Al preguntarle qué siente cuando el paciente le da las gracias, entre un largo suspiro y los ojos llenos de brillo dijo: “siento una alegría inmensa”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.