COMPARTE

EFE

 Un niño de 14 años ha
sido condenado este lunes a once años de reclusión por apuñalar, por motivos
racistas, a un profesor de la academia Dixons Kings de Bradford, en el norte de
Inglaterra, el pasado 11 de junio.

A las puertas del Tribunal de la Corona de la ciudad que
dictó la sentencia, la víctima, Vicente Uzomah, de 50 años, ha perdonado
públicamente a su agresor, quien se jactó en Facebook de lo que había hecho.

El adolescente, según la resolución judicial, pasará seis
años de su condena privado de libertad en un centro de menores y los otros
cinco tendrá que permanecer bajo vigilancia.

El fiscal, Jonathan Sharp, explicó que el niño había hablado
de antemano con un amigo sobre su plan violento, en el que utilizó un cuchillo
de cocina que llevó a la escuela, para más tarde presumir de forma
“enfermiza” sobre su actuación en las redes sociales.

Unos 20 minutos después del ataque, el adolescente, que no
fue arrestado hasta seis horas más tarde, se jactó de que le había clavado el
cuchillo al profesor directamente en la tripa.

Según la sentencia, hay “pruebas claras” de que el
chico agredió a Uzomah porque es negro. El muchacho, por su parte, negó que su
intención fuera asesinarlo pero admitió que causó lesiones corporales graves a
su profesor de manera intencionada, además de proferir contra él insultos
racistas.

El menor, según Sharp, había tomado aversión a Uzomah en las
siete semanas que éste había trabajado en la escuela. “Al acusado le
disgustaba, alegando que no sabía enseñar y libremente se refirió a él por el
epíteto que comienza con la letra ‘n’, algo que hizo con ira justo antes de
atacarlo”, puntualizó.

Según los testigos que prestaron declaración en el juicio,
el muchacho apuñaló a su profesor después de una disputa sobre su teléfono
móvil que lo “enojó” tanto que su cara enrojeció.

El juez Durham Hall, quien ha llevado la causa, lo describió
como un persona capaz de perder el “control” y como un
“matón” que “no podía tolerar que se le regañara”.

En cuanto al mensaje que colocó en las redes sociales, y que
recibió 69 “me gusta”, el magistrado comentó: “un reflejo
terrible de un pequeño microcosmos de nuestra sociedad”.

Uzomah dijo, tras conocer la sentencia, que “como
cristiano” perdonaba a este chico “que ha infligido este trauma y
dolor” tanto a él como a su familia.

Sin embargo, consideró “importante” que la ley
siga su curso y que se envíe a otros jóvenes de perfiles similares “un
fuerte mensaje” de que la violencia “nunca es aceptable”.

“Nuestra oración por él es para que haga uso de las
oportunidades y el apoyo que se le proporcionarán, para convertirse en una
persona diferente que haga una contribución positiva a la sociedad”,
concluyó.

En un mensaje en su web, la academia Dixons Kings afirmó:
“Este fue un crimen muy impactante y hoy (lunes) un joven ha tenido que
enfrentarse a las consecuencias de sus acciones”.

“Estamos muy contentos de que el señor Uzomah esté
teniendo una buena recuperación y, en nuestra comunidad escolar, seguiremos
haciendo lo que podamos para apoyar a Vicente y a su familia, enfatizó la
Dixons Kings.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.