COMPARTE

Esa protuberancia en el hueso que aparece cuando el talón se satura de tanta presión se conoce como espolón calcáneo.

Puede ocasionar mucho dolor e imposibilidad para usar cierto tipo de calzado (sobre todo tacones). En el siguiente artículo te contamos cómo curar este problema de forma natural.

¿Pero, qué es el espolón calcáneo?

Cuando se produce una inflamación en el lugar donde los tendones se insertan en el hueso del pie se produce la condición que nos ocupa: el espolón calcáneo.

Aparece en forma de protuberancia con una especie de punta y puede provocar mucho dolor, sobre todo cuando se realiza un esfuerzo o se pasan muchas horas parado.

La también conocida como deformidad de Haglund afecta sobre todo a las mujeres por el uso de tacones.

Los síntomas suelen aparecer por la mañana, o al caminar tras el descanso nocturno:
Estrés, calzado inadecuado, deportes intensos, sobrepeso, posturas incorrectas al caminar y estar muchas horas de pie

Son muy fáciles de detectar porque, además de la protuberancia, se experimenta un dolor opresivo al palpar la zona del talón de Aquiles o al realizar un esfuerzo en el tendón.

Existe otro tipo de espolón calcáneo, el plantar, que se diagnostica a través de una radiografía y provoca un bulto orientado hacia los dedos.

Ejercicios para tratar el espolón calcáneo

Si bien puede parecer contradictorio realizar ejercicios si sufrimos este problema, lo cierto es que el talón debe fortalecerse y al mismo tiempo descansar lo suficiente para evitar dolores más agudos.

Los estiramientos son muy importantes y se deben realizar no solo cuando los síntomas aparecen, sino como método de prevención.

Ejercicio 1

  • Sentado en una silla o en la cama estira hacia adelante el pie (que quede alineado con la pierna).
  • Los dedos deben quedar lo más flexionados hacia abajo posible.
  • A continuación, lleva los dedos hacia arriba mirando el techo.
  • Repite 10 veces cada movimiento.

Ejercicio 2

  • Otra opción es realizar círculos de 360° con el tobillo.
  • Realiza el giro en sentido de las agujas del reloj y viceversa.
  • Cumple con al menos 10 repeticiones para cada lado.

Ejercicio 3

  • Un ejercicio que puede ser de utilidad consiste en pararse frente a una pared y apoyar la punta del pie.
  • La idea es presionar levemente con el cuerpo para que el tobillo se fortalezca.

Ejercicio 4

Algunas personas utilizan pequeños balones (por ejemplo, de tenis) para hacer ejercicios y tratar el espolón calcáneo.

  • Descalzo, apoya la pelota en la planta del pie y ejerce cierta presión mientras realizas diversos movimientos circulares o laterales.

Por las noches varios pacientes con este problema utilizan un elemento conocido como férula nocturna, que permite dejar extendido el pie y descansar mejor la fascia plantar.

Durante el día se pueden usar unas plantillas ortopédicas especiales que reducen el dolor y corrigen la calcificación ósea.

Estas plantillas cuentan con un área blanda donde está el espolón para amortiguar la pisada. Se realizan a medida, por lo que hay que consultar con un médico.

En el caso de realizar deporte es fundamental el calentamiento previo a la actividad, ya que eso evitará lesiones o que empeore el cuadro.

También es muy importante llevar calzado adecuado para la disciplina que se vaya a llevar a cabo (este consejo se aplica a su vez en personas que no hacen ejercicio).

Remedios caseros para el espolón calcáneo

Los ejercicios, los estiramientos y el uso de elementos ortopédicos pueden ir de la mano de recetas naturales cuya función es reducir el dolor y facilitar la vida cotidiana de quien padece espolón calcáneo.

Vinagre de manzana

Este ingrediente usado en muchos platillos puede convertirse en un aliado en la salud de los pies.

  • Simplemente se debe embeber una bola de algodón en vinagre y frotarlo con suavidad en el área afectada.
  • Otra opción es llenar un cubo con agua tibia y echar un chorro de vinagre. Sumergir el pie y dejar varios minutos (hasta que el agua se enfríe).
  • Una tercera opción es verter en un atomizador y mojar un papel húmedo, el cual se colocará sobre la plantilla para que quede en contacto con el pie (en el caso de no usar calcetines).

Hielo

Cuando los dolores aparecen es preciso tomar acciones que reduzcan la inflamación. Una excelente manera es la aplicación de frío o el hielo.

  • Pon varios cubos en una bolsa plástica y aplica sobre la zona afectada.
  • También se puede introducir el pie en un recipiente con agua fría y cubos de hielo.

Cúrcuma

Este condimento de color anaranjado que le aporta mucho sabor a las comidas es excelente para reducir el dolor y la inflamación en general, y la causada por el espolón calcáneo en particular.

Estos efectos son provocados por un compuesto llamado curcumina.

Además de añadirlo en varios platillos se pueden hacer friegas con cúrcuma y un poco de agua (formando una pasta).

Sal

Los baños de agua con sal tienen la capacidad de desinflamar y relajar los pies. Por ello se recomiendan cuando pasamos muchas horas de pie o con un calzado inadecuado.

Realiza esta inmersión todas las noches al regresar a casa.

Linaza

Las semillas de lino o linaza se pueden aplicar de diferentes maneras. Por ejemplo, como compresas.

  • Para ello calienta un puñado y envuelve en una tela. Coloca sobre el área afectada y, al finalizar, combina con un baño que alterne agua fría y agua caliente. (Fuente: mejorconsalud.com)



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.