Foto: Archivo
COMPARTE

Siendo el campo corto su posición natural, el venezolano de 28 años se ha convertido en el más “súper” de los “súper utilities”, jugando a un nivel más que aceptable en seis posiciones diferentes y siendo uno de los bateadores más relevantes de un equipo de los Astros que presume el mejor récord de Grandes Ligas.

“Creo que es un hábito que ya me hice”, dijo González sobre su habilidad de cambiar de posición día tras día. “Trato de practicar cada una, no todos los días, sino cuando la estoy jugando para ese partido. Se me ha hecho bastante fácil, gracias a Dios”.

En un equipo de los Astros con tanto talento y tantas piezas de calidad, el manager A.J. Hinch tiene muchas opciones en un día determinado para su alineación titular. Alex Bregman, Jake Marisnick, el cubano Yuli Gurriel y el japonés Norichica Aoki se unen a González como jugadores a tomar en cuenta para jugar en el jardín izquierdo, la antesala y la inicial. Pero González, gracias a su producción ofensiva y su destreza con tantos guantes diferentes, ya ha jugado 63 partidos en lo que va del 2017.

“Se prepara en cada posición. Lleva el guante de cada posición al terreno para las prácticas casi todos los días”, dijo Hinch al hablar de la proeza del oriundo de Puerto Ordaz. “Atrapa elevados, fildea rodados. Su timing para el béisbol es excelente y creo que eso le ayuda a ajustarse al juego”.

BATEO SIN PRECEDENTE EN SU CARRERA

Por supuesto, el elemento que más motiva a Hinch a mantener a González en el lineup-sea cual sea la posición-es lo que ha hecho el venezolano al bate este año. Gracias a unos primeros dos meses de la temporada bien productivos, González ya ha igualado la mayor cantidad de jonrones para una campaña en su carrera, 13. También está a apenas nueve de superar su tope personal en empujadas (52), además de llevar línea ofensiva de .318/.400/.573, números bien por encima de sus mejores totales en años anteriores.

Aunque el poder disminuyó en junio, cuando dio un solo jonrón, González bateó .339/.397/.435 en dicho mes.

Definitivamente, a González no le afecta las variaciones defensivas a la hora de entrar a la caja de bateo.

“No tiene por qué influir la defensa en la ofensiva”, afirmó el veterano de seis temporadas en Grandes Ligas. “Me concentro en la posición que voy a jugar en ese día y no la mezclo con la ofensiva”.

UN “PIONERO” DE ESTOS ASTROS

Cuando Jeff Luhnow asumió el cargo de gerente general de los Astros a finales del 2011, la primera adquisición que hizo fue precisamente González, en un cambio con los Medias Rojas por el mexicano Marco Duarte. El utility estuvo en los equipos que perdieron 105, 111 y 92 juegos el 2012, 2013 y 2014, respectivamente. También ha sido parte de los recientes éxitos de Houston, incluyendo la clasificación del 2015 y el “trabuco” que se ha visto en este 2017.

Y lo ve desde casi todos los puntos de vista defensivos. Esta semana, por ejemplo, ha jugado en la primera, la tercera y el bosque izquierdo.

“Un día se encuentra en el jardín izquierdo corriendo para hacer atrapadas y al día siguiente está a 90 pies (de la caja de bateo en la antesala) de unos balazos que son bateados por la raya”, elogió Hinch. “Hay un límite en cuanto a la práctica para eso. Algo de eso es timing del béisbol para entender el ritmo del juego y hacer los ajustes de jugar. Él lo hace lucir fácil, pero no es nada fácil. Jugar cuatro posiciones en cuatro, cinco días es algo único”

LasMayores.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.