COMPARTE

El cerebro tiene mucha influencia en todo lo que somos y lo que vivimos. Y aunque es una sola estructura, está dividido en tres grandes secciones: el cerebro límbico, el reptil y la neocórtex. En esta interconexión, afloran nuestros pensamientos que se traducen en comportamientos. Y de esa sincronización, dependerá la asertividad de nuestras acciones

En el reptil, es donde se guarda la parte más impulsiva, es la que nos hace actuar por sobrevivencia (cuando tenemos un susto, quien activamente reacciona es el cerebro reptil, son actos inconscientes); en el límbico se guarda la parte emocional de todas aquellas vivencias que tuvimos en la infancia y adolescencia, que tuvieron un impacto ya sea positivo o negativo. Y está el neocórtex en el que se hace la interconexión entre ambas partes y está más relacionado con lo racional.

Todo este conjunto de funciones cerebrales determinan el comportamiento de la persona, advirtió la terapeuta psicoemocional Nancy Bustos, en el programa Por tu Salud, que se transmite por El Carabobeño Radio, de lunes a viernes a las 11:30am a 12:30pm, en el que recordó que nuestros comportamientos provienen de la niñez.

Como noticia positiva, la especialista comentó que todas aquellas reacciones traumáticas o negativas pueden “reprogramarse” en positivo. “El cerebro tiene plasticidad. Y así como una computadora se tiene la posibilidad de resetear; pero primero hay que reestructurar esas creencias negativas, lo cual se hace a través de la programación neurolingüistica”.

De la PNL se deriva la técnica de la “Estructura profunda” para hacer el reencuadre en la persona hacia esa parte más optimista, en esa conexión de pensar con el actuar de manera asertiva. También, hay terapias más sencillas como las afirmaciones: tomar un libro o cuaderno de vida, en el que por siete días escribir “yo soy valiosa” 35 veces al día, como una plana, mientras en otra hoja colocar lo que nos va sucediendo. Con el transcurrir del tiempo, se irá despertando en nuestro cerebro ese talento dormido.

Igual es válido, estimular el cerebro con alguna actividad que nos guste. Ocurre que por naturaleza, nos enfocamos en lo que nos hace falta, cuando hay que hacer un entrenamiento para mirar los regalos que brindan las circunstancias. Que siempre hay un aprendizaje.

No es fácil en medio de la crisis que agobia al país, manifiesta Nancy Bustos. “Disociarse” es la clave para lograr ver esos aspectos positivos y transformarnos en una mejor persona. Tampoco implica andar en una “búrbuja” y decir que todo está perfecto. Significa ver con objetividad la realidad, aunque muchos hayan emigrado, otros asesinados o encarcelados tampoco enfocarse en ello, porque nos desgastamos.

Pero, si se puede observar cómo ha crecido la solidaridad entre los venezolanos a la hora de abastecerse, como en los eventos de concentración en las distintas marchas. Ese sentido de pertenencia hacia el país, que tiempos atrás no se sentía. Y así, múltiples aspectos positivos y agradecer por ello, cada día irán apareciendo cosas positivas en nuestras vidas. De esta manera, vamos entrenando nuestro cerebro a pensar en positivo.

Y si cada día, cada quien se ocupa en mejorar como persona, en nuestro carácter, en la forma cómo pedimos las cosas, porque en la medida que nos valoramos más y nos amamos, podemos ofrecer a las demás personas.

Más recomendaciones en la entrevista completa, visitando nuestra página web www.el-carabobeno.com o por nuestro canal youtube, colocando Por Tu Salud, conducido por Ana Isabel Laguna.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.