235 personas atrapadas en la aldea de Mirza-Walang fueron liberadas del cautiverio de los talibanes. (Referencial)
COMPARTE

Los talibanes liberaron hoy a 235 personas que tenían retenidas desde hacía cuatro días en un pueblo de la provincia de Sar-e-Pol, en el norte de Afganistán, cuya toma el pasado sábado se saldó con la muerte de medio centenar de vecinos.

“235 personas atrapadas en la aldea de Mirza-Walang fueron liberadas del cautiverio de los talibanes y el Estado Islámico tras cuatro días como resultado de la mediación de los ancianos locales y las autoridades”, informó la oficina del gobernador provincial en un comunicado.

Los rehenes, entre los que se encontraban mujeres, niños y ancianos, llegaron a última hora de la tarde a Sar-e-Pol, capital de la provincia homónima y situada a unos 30 kilómetros de la aldea.

Según la nota, la llegada de las personas liberadas ha arrojado luz sobre la matanza de cerca de 50 personas por parte de los insurgentes tras la toma de la aldea el pasado sábado.

Las autoridades habían situado previamente el balance de muertos en una treintena de personas, todas ejecutadas bajo el pretexto de ser presuntos simpatizantes del Gobierno.

Las víctimas fueron asesinadas por talibanes y yihadistas del grupo Estado Islámico y algunas de ellas fueron decapitadas, sus cuerpos mutilados y arrojados ladera abajo.

“La gente liberada (…) tiene historias más amargas de crueldad de lo que habíamos sido informados anteriormente”, apuntó la oficina del gobernador.

Las fuerzas afganas llegaron hoy a la capital de Sar-e-Pol para lanzar una operación que permitiera recuperar el control de Mirza-Walang.

El presidente del país, Ashraf Gani, condenó la matanza de civiles como una muestra de que los insurgentes no respetan “los límites del islam y la humanidad”.

“El crimen que ocurrió en Mirza-Walang es un nuevo ejemplo del cambio en la naturaleza de la batalla”, afirmó el dirigente durante un acto en el palacio presidencial, al achacar el comportamiento de los insurgentes a la pérdida de esperanza tras sufrir varias “derrotas” frente a las tropas afganas.

En los últimos meses se han repetido en Afganistán masacres como las de este fin de semana, como la muerte de otros 30 civiles el pasado octubre en la provincia oriental de Ghor a manos del grupo yihadista o la ocurrida en diciembre en la meridional Kandahar, donde los talibanes mataron a 23 civiles.

Según el informe del Inspector Especial para Afganistán (SIGAR) de EEUU divulgado la semana pasada, la guerra en Afganistán está “estancada”, con los insurgentes controlando el 40 % del país, en línea con su fortalecimiento desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.