COMPARTE

El éxito de una campaña de vacunación es que se anuncie con anticipación para que la población tome conciencia de inmunizar a sus hijos, más en estos momentos cuando en el país prosigue la epidemia de difteria en 17 estados.

Pero, como paradoja a escala nacional se realizan unas jornadas que casi “pasa por debajo de la mesa” y además se han registrado casos de mala praxis de aplicación precisamente en la colocación de esta vacuna en un niño de un año de edad, causándole afectación en la piel, y más de 7 millones de adolescentes requieren el refuerzo último de esta inmunización, como también 500 mil personal relacionado al área salud para evitar ser afectado por la patología.

El reporte del caso lo hizo el doctor José Felix Oletta, médico epidemiólogo y ex ministro de Salud, durante el programa Por Tu Salud, que se transmite por El Carabobeño Radio, de lunes a viernes de , en el que alertó que la vacunación es un derecho humano y es la estrategia más efectiva para prevenir enfermedades. “Pero, es asombroso que esta vez se haya comenzado al octavo mes del año, cuando debe iniciar el primero de enero, y permanecer por los 365 días del año, para que todos los que la requieran puedan ser inmunizados”.

Este cometido, agregó Oletta, es muy difícil lograrlo en un mes. Además, porque no se están ofreciendo vacunas tan importantes como la rotavirus, que previene la diarrea para niños menores de un año, tampoco la neumococo, la fiebre amarilla ni la del Virus de Papiloma Humano, aprobada desde hace dos años pero todavía no se terminar de aplicar en el país.

La red de Epidemiología, de la cual Oletta es miembro, hizo una serie de observaciones técnicas, tomando en cuanto que estas vacunas se compran al fondo rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud y debe realizarse con meses de anticipación para no estar en la cola de los países que la van a recibir y así no causar retraso en la implementación. También, que cada vez que se hace un plan de inmunización las autoridades sanitarias tienen que utilizar un programa de vigilancia de los efectos secundarios de la vacuna, así como se garantiza la cadena de frío para el traslado, los insumos a requerir y el personal de recurso humano que se habilita para ello.

Aunque, siempre se presentan algunos efectos secundarios sencillos y pasajeros, detalló Oletta, como dolor o pequeños eritemas en la zona donde se aplicó, fiebres leves en las primeras 24 horas de la colocación, las cuales son respuestas menores entendibles. “Ahora, ante la posibilidad de respuestas mayores, el Ministerio de Salud tiene que ofrecer ese sistema de vigilancia, como el caso de mala praxis en un niño de un año, en el estado Trujillo, de la DPT (la pentavalente) la cual debe colocarse en la parte anterior del muslo, pero de acuerdo a una fotografía se hizo en la parte alta, además por vía intradérmica cuando debe ser intramuscular, por lo que hubo una respuesta inesperada”, detalló Oletta.

No obstante, Oletta resaltó que el personal de salud del Ministerio es altamente capacitado, y le extraña que este episodio haya ocurrido, al menos que en esta ocasión se haya habilitado otro tipo de personal.

Pero, este caso no representa la totalidad de las irregularidades que se están suscitando en estas jornadas. Con las estadísticas, 79% de las personas con difterias tenían las vacunas incompletas. por lo que no se están educando a la población de una manera adecuada, en forma continua y permanente, en la sensibilización y promoción de la salud, cuando el 10 por ciento de los afectados por esta patología prevenible pueden fallecer, alertó el ex ministro.

Se calcula que entre 40 a 50 venezolanos han fallecidos por difteria, desde el mes de abril del año pasado a la fecha, registrándose el último deceso una joven de 16 años en Nueva Esparta.

Como también, que en los últimos 10 años al menos cuatro millones de niños no han sido vacunados contra esta enfermedad.

Ante este panorama sanitario, el doctor Oletta hizo un llamado al Ministerio para que cumpla con sus obligaciones en la prevención y educación para la salud, como también a la población a que reclame sus derechos, pero que también esté informado para poder exigir; “porque se gana en ciudadanía cuanto mayor conocimiento tenemos de nuestros derechos”.

Hay una corresponsabilidad de la familia y el Estado, más cuando estamos muy por debajo de los estándares internacionales de vacunación, y se haya retrocedido 25 años en el país solo en el caso de la difteria.

Más detalles de la entrevista completa en nuestra página web www.el-carabobeno.com o por nuestro canal youtube, colocando Por Tu Salud, conducido por Ana Isabel Laguna.

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.