El polaco Rafal Majka arribó a la meta en solitario en la decimocuarta etapa./Foto: AFP
COMPARTE

El polaco Rafal Majka (Bora-Hansgrohe) fue el superviviente más fuerte de la escapada del día y se estrenó en la Vuelta a España con una victoria en solitario en la decimocuarta etapa, entre Écija y La Pandera, de 175 kilómetros, en la que el británico Chris Froome (Sky) mantuvo el jersey de líder.

Majka, de 27 años y dos veces ganador del maillot de la montaña en el Tour de Francia (2014 y 2016), triunfó en la primera llegada en alto de categoría especial merced a un ataque a 10 kilómetros de meta que acabó con la resistencia de sus rivales de fuga e hizo inútil el intento de atraparlo del colombiano Miguel Ángel ‘Superman’ López, quien desplegó sus alas en el último tramo sin lograr el doblete que perseguía.

López saltó del grupo de los mejores, pero le faltaron 27 segundos para atrapar a Majka, mientras que Vincenzo Nibali se imponía en el esprint de favoritos para ser tercero delante de Froome y rebañar 4 segundos de bonificación. A la vez entraron el holandés Wilco Kelderman (Sunweb), que arrebató el tercer puesto de la general al colombiano Esteban Chaves (Orica), hundido a la hora del desenlace.

Lo volvió a intentar Alberto Contador, quien agarró la rueda de Nibali cuando el Tiburón atacó, pero el madrileño esta vez jugó mal sus cartas, como admitió en meta, no pudo entrar con los grandes y se dejó 6 segundos. No obstante saltó al octavo puesto de la general, a 3.13 de Froome.

El mejor español clasificado, David de la Cruz, pasó a la séptima plaza a 3.11 tras perder 48 segundos en la cima de La Pandera.

No hizo estragos la primera cima de categoría especial de la Vuelta, pero algo removió la general. Froome dio señales de debilidad con los ataques de Nibali y Contador, pero solo aparentes, pues como explicó el español “no hay que pensar que se queda atrás, él va mirando el potenciómetro y es su forma de correr, no es que vaya mal”.

Froome retuvo la camiseta roja con 55 segundos de ventaja sobre Nibali, ya el rival directo del cuádruple ganador del Tour. Más distanciados Kelderman, paso a paso asomando por el podio, a 2.17. A partir del tercer puesto y en un pañuelo de 54 segundos, Zakarin, Chaves, Aru, De la Cruz y Contador. Diferencias mínimas ante la jornada reina de la Vuelta en Sierra Nevada, donde las diferencias pueden ser notables.

El anuncio de guerra sin cuartel se quedó en ligeras batallas guardadas para el último ascenso a La Pandera. De inicio se formó la escapada con 10 corredores que contenía al vencedor, el polaco Rafal Majka, notable escalador que ha brillado en la montaña del Tour con tres triunfos de etapa.

Desafiando al calor salió el grupo de Écija, la Ciudad del Sol, también conocida como la sartén de Andalucía. Juntos superaron el Puerto del Mojón, pero en la subida al Locubín (2a) se seleccionó el grupo a 5 hombres: Majka, su compañeros Konrad, Villella , Rui Costa (Emirates) y De Clercq (Lotto-Soudal).

Al paso por el muro de Valdepeñas de Jaén final de etapa en ediciones anteriores, la carrera se movió por detrás con el Quick Step y el Astana mostrando sus intenciones. Solo restaba la subida a La Pandera, el punto más alto de la Sierra Sur de Jaén, a 1.872 metros.

Majka decidió atacar a 10 de meta. Una crono en solitario que gestionó a la perfección el corredor de Zegartowice, un ciclista duro, solvente en la escalada, tercero en la Vuelta 2015. Esta vez no buscaba el podio de Madrid, sino su estreno en la ronda española.

Llegó a peligrar la gloria del polaco, pues por detrás empezaron los ataques en el grupo del líder. Astana hizo la subida con Luis León Sánchez, pensando más en Supermán que en Aru, que no llega a mostrar su mejor nivel.

Un ataque de Chaves seleccionó un grupo con Nibali, Contador y López. No estaba Froome, en principio. Pero el portador de la camiseta roja jamás se ceba con los ataques rivales. Se fija en su potenciómetro y regula, ahorra fuerzas, sin mostrar nerviosismo alguno.

“Mañana tenemos una etapa clave y selectiva, sobre todo por la altitud. Preferí guardar fuerzas”, dijo, como quien oye llover.

Lo intentó Nibali a 2 km. de meta, siempre ambicioso, aunque lo pague, en claro progreso de forma, y se le pegó Contador. Una alianza. Pero no hubo manera de soltar al líder. Solo cedieron Chaves y De la Cruz.

Con el empate casi firmado se disparó López, como un cohete. En busca de Majka, pero esta vez las alas no le dieron para lograr una segunda hazaña. Nibali rebañó segundos, Contador los perdió y Kelderman es nuevo inquilino de podio. No hubo sangre en tierra de olivos.

La decimoquinta etapa se disputará entre Alcalá La Real y Sierra Nevada, de 129,4 kilómetros. Cita para la general.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.