(Foto Referencial)

Las autoridades peruanas incautaron hoy un cargamento de 1,3 de tubos sintéticos hechos sofisticadamente con cocaína que iban a ser embarcados rumbo a México por una banda de diecisiete presuntos narcotraficantes, entre ellos un brasileño, detenidos en una operación simultánea realizada en varios puntos de Perú.

“Es lo más sofisticado que he visto nunca”, afirmó el ministro peruano del Interior, Carlos Basombrío, al observar los tubos, cilindros huecos, elaborados con una mezcla de material sintético y cocaína que neutralizaba totalmente la droga hasta hacerla imperceptible para el olfato de los perros.

El cargamento, que se encontraba en los almacenes del puerto limeño del Callao, el de mayor tráfico marítimo de Perú, constaba de un contenedor lleno de estos tubos utilizados por la construcción en el que solo ocho estaban elaborados con la cocaína.

El director de la Dirección Antidrogas (Dirandro) de la Policía Nacional del Perú (PNP), Héctor Loayza, explicó que la droga iba dirigida posiblemente al cartel de Sinaloa para posteriormente ser distribuida a los mercados de Estados Unidos o de Europa.

Destacó que la operación tomó entre cinco y seis meses para reunir las evidencias suficientes y poder capturar a todos los miembros de la presunta banda de narcotraficantes de manera simultánea.

El brasileño, único extranjero entre los diecisiete detenidos, es el supuesto financista de la organización, y entre los capturados también está el químico encargado de mezclar la cocaína con el material sintético para posteriormente volver la droga a su estado original en el punto de destino.

Los policías detuvieron a diez personas en Lima y el Callao, la ciudad portuaria aledaña a la capital peruana, y otros siete fueron capturados al mismo tiempo en la ciudad selvática de Tingo María, a unos 500 kilómetros de Lima, situada en la cuenca del Alto Huallaga, una de las principales regiones cocaleras del país.

Loayza indicó que la droga procedía tanto del Alto Huallaga como del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), la principal cuenca cocalera de Perú, ubicada en el sur del país.

La droga era traslada después al distrito limeño de Lurín, en el sur de Lima, donde el químico se encargaba de procesarla y convertirla en tubos.

“Es la modalidad más compleja, porque es un proceso difícil. Hay que tener mucha habilidad para no solo mezclar la droga en estado líquido sino también luego hacerla en estado sólido”, valoró Loayza.

El fiscal Jorge Chávez Cotrina, coordinador de las fiscalías especializadas contra el crimen organizado, explicó que las diecisiete personas capturadas permanecerán quince días detenidos y después se solicitará al Poder Judicial prisión preventiva por 36 meses por tratarse de un proceso complejo.

Perú está considerado actualmente como el segundo productor mundial de cocaína, por detrás de Colombia, al contar con al menos 55.000 hectáreas de cultivos de hoja de coca, capaces de producir anualmente unas 400 toneladas de cocaína, según estimaciones oficiales. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.