COMPARTE

En estos momentos, podemos encontrar una amplia variedad de jabones que, además de desinfectar nuestra piel, nos aportan hidratarla y protegerla contra infecciones.

Estos productos se han convertido en imprescindibles para nuestra rutina de cuidado personal. Y son nuestro complemento para estar jóvenes y radiantes.

El problema es que muchas de las presentaciones comerciales contienen químicos que pueden ser agresivos con el pH y, aunque no siempre hacen daño, en algunas producen reacciones alérgicas.

Por esta razón, son muchas las personas que están buscando alternativas de origen natural, ya que hay varias fórmulas que facilitan elaborarlos en casa con ingredientes más saludables.

Así, nos encontramos con un jabón artesanal de avena y miel que, por su rica composición nutricional, nos permite hidratar y exfoliar la piel.

¿Te animas a probarlo?

Jabón artesanal de avena y miel para hidratar tu piel

El jabón artesanal de avena y miel se ha vuelto popular en los últimos años, no solo por su fórmula suave, sino porque sus nutrientes revitalizan la piel, sobre todo cuando tiende a ser seca.

Libre de químicos agresivos o añadidos industriales, es una receta que nos permite remover los residuos que se acumulan en la superficie cutánea, facilitando su proceso de oxigenación.

No altera la actividad de las glándulas sebáceas y, por lo tanto, es apta para todos los tipos de pieles.

 

Beneficios de la avena para la piel

Los copos de avena se han empleado en la industria cosmética como uno de los mejores complementos para proteger la piel contra las agresiones que sufre en el ambiente.

Este alimento, conocido por su riqueza de nutrientes esenciales, ayuda a mantener una óptima producción de aceites naturales y, de paso, elimina las impurezas que se retienen en los poros.

Contiene aminoácidos esenciales y ácidos grasos que, tras asimilarse en la piel, fortalecen su estructura y ayudan a prevenir los signos prematuros de edad.

Sus vitaminas y minerales contrarrestan la pérdida de nutrientes que sufre el cutis debido al sol y, por si fuera poco, estimula la regeneración celular.

Tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a calmar las alergias y quemaduras.

Contiene saponinas, un agente limpiador que, entre otras cosas, elimina las células muertas.

Ayuda a reducir la producción excesiva de grasa y, además, es un buen remedio para el acné.

Beneficios de la miel para la piel

La miel de abejas se ha considerado un cosmético natural desde hace cientos de años.

Su alta concentración de aminoácidos y enzimas naturales ayuda a regenerar la piel, contrarrestando las agresiones que sufre por el sol y las toxinas.

Es uno de los mejores hidratantes naturales y, tras absorberse, ayuda a retener la humedad natural sin causar alteraciones en la producción de aceites.

Se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y antibióticas, las cuales reducen y combaten las infecciones cutáneas.

Su poder cicatrizante y regenerador ayuda a mantener la piel joven y sin imperfecciones.

Al usarse de forma externa limpia los poros obstruidos y evita la aparición de espinillas y granos.

Combate los efectos negativos de los radicales libres y previene las arrugas finas y manchas.

¿Cómo preparar este jabón artesanal de avena y miel?

Para aprovechar al máximo los beneficios de la avena y la miel para la piel, te compartimos una sencilla receta para combinarlos en un jabón artesanal.

Nota: asegúrate de conseguir miel 100 % orgánica, ya que muchas presentaciones están elaboradas con azúcar y no tienen sus mismas propiedades.

Ingredientes:

1 barra de jabón de glicerina

3 cucharadas de miel de abejas (75 g)

3 cucharadas de copos de avena (30 g)

1 cápsula de vitamina E

Utensilios:

Recipiente resistente al calor

Cuchara de madera

Moldes para jabón

Preparación:

Introduce la barra de jabón de glicerina en un recipiente resistente al calor y ponla a derretir en el microondas o al baño María.

Cuando esté fundido, agrégale las cucharadas de miel y los copos de avena. Remover con una cuchara de madera.

Asegúrate de que todo quede bien integrado y, a continuación, agrégale el contenido de una cápsula de vitamina E.

Deja reposar el producto a temperatura ambiente durante 5 minutos y viértelo sobre los moldes para jabón.

Espera que se solidifique bien, desmóldalo y procede a utilizarlo.

Modo de aplicación:

Humedece la piel y frótale el jabón con suaves masajes circulares.

Deja que sus componentes actúen 3 o 5 minutos y enjuaga.

Úsalo todos los días.

¿Quieres limpiar e hidratar tu piel al mismo tiempo? Anímate a preparar en casa este jabon artesanal y comprueba por ti misma todas sus propiedades. (Fuente: mejorconsalud.com)

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.