Tanto el que emigra como quienes se quedan en el país, sufren por la ruptura en el hogar. Pero, ante las circunstancias del país se proyecta una diáspora, un proceso masivo de emigración en que la mayoría suele hacerlo en condiciones extremas. Pero, pudieran entrar en el síndrome de ulises, si no logran adaptarse a los nuevos requerimientos del país que lo acoge.

Proceso que tenderá a agudizarse frente a la desesperanza por la salida electoral que se avecina, proyecta el psicólogo clínico Sergio Villani, en el programa Por Tu Salud, de El Carabobeño Radio, que se transmite de lunes a viernes de 11:30 a 12:30pm.

Durante la entrevista, el especialista describió que quien emigra tiene un perfil. Son personas arriesgadas, que no pueden estar “quietos”, creativos y ambiciosos.  En una edad promedio entre los 24 a los 44 años de edad.

Y entre los que emigran, hay diferentes tipos de emigrantes: El empresario que viaja constantemente, el que se preparó con toda su documentación y ya con una oportunidad laboral en el país que escogió. El que se fue con algo de su adquisición y otros que prefieren los “caminos verdes” sin ninguna documentación.

Lo triste de estas migraciones, es cuando una madre es la que toma la decisión, y deja a sus hijos con algún familiar, lo cual podría afecta al desarrollo si se trata de niños pequeños, así mande dinero para su sostenimiento. Pero, si esta es la decisión es importante que mantenga comunicación con ella, en los días claves como de cumpleaños. “Pero, si pasa mucho tiempo, ya no se recordará de su progenitora y ese es el riesgo que se asume”.

Hasta el momento, al menos 30 por ciento de la familia venezolana tiene un familiar fuera del país que los proveé de dinero. 51% son de clase media. Y los destinos más buscados son países latinoamericanos, seguidos de los norteamericanos.

Los duelos emocionales del emigrante

Siempre quienes emigran tenderán a afrontar algún impacto psicológico por la ruptura con el núcleo familiar. Algunos tienden a “pegarles” la ausencia, pero quienes soportan más el desapego son los jóvenes, quienes han pasado de héroes de la patria a héroes de sus familias, porque son ellos quienes están enviando sus remesas para ayudar a sus familias en Venezuela. Son los que tienden a ser solidarios.

Aún así, por esa sensibilidad de alguna manera eso los fortalece y los hace seguir adelante. Es lo que los convierte en héroes.

Sergio Villani detalló que la decisión de emigrar aunque duele, es una decisión personal, que hay que respetar como también para el que se quede. Quien se quede tiene que asumir que tiene que buscar las alternativas de ingresos extras, para poder cubrir la canasta básica. Recomendó afianzarse en los círculos sociales, en compartir con la familia y nexos de espiritualidad, armarse de valor.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.