En caso de duelo no es necesario "dar consejos no pedidos"; un fuerte abrazo o tu presencia puede ser suficiente para esa persona

Estás líneas están dedicadas a esbozar parte de mi experiencia personal y recomendaciones desde lo profesional para ser un acompañante asertivo durante el fallecimiento de una persona. Sucede que, en nuestra sociedad hay mucha desinformación en torno a cómo comportarnos, qué decir y como relacionarnos con la persona que se encuentra viviendo un duelo.

Considero que lo indispensable para ser un acompañante asertivo es, ponerse en los zapatos de la persona que ha perdido a un ser amado. Imagina como estuvieses sintiendo y mirando todo a tu alrededor si alguien que amas mucho, ha dejado de estar físicamente en este espacio terrenal. Piensa como te gustaría ser tratado por las personas y desde esa energía de empatía, sé consciente del efecto de tus palabras.

En segunda instancia, si eres ajeno a la situación de pérdida humana, respeta el proceso de quien sufre la ausencia y el dolor que esto le genera.

Entiende que el duelo, tiene un curso propio que debe ser respetado por quienes se encuentra fuera de él. En otras palabras, permite que la persona en duelo manifieste su emoción y sentir, desde la liberación a través de llanto, gritos, o aislamiento. Recuerda que debe mantenerse el principio del resguardo a la integridad física, es decir, la persona en duelo podrá expresar y liberar sin lastimarse ni lastimar a otros.

Como tercera recomendación, ten en cuenta que quizás tus palabras en ese momento no sean de mucho provecho, pues la persona en duelo no se encuentra en el tiempo presente, ya que probablemente su mente se encuentre en el pasado pensando “porque se ha ido”, viviendo una de las primeras etapas del duelo, la negación.

He allí, el motivo por el cual no es necesario “dar consejos no pedidos” en caso de duelo; un fuerte abrazo o tu presencia puede ser suficiente para esa persona. En caso de que quieras decir algo, o demostrar afecto mantén presente el criterio “menos es más”, simplifica lo más que puedas lo que quieras decir, y recuerda que lo que digas no intente detener el curso del proceso de duelo.

Para finalizar, expongo las expresiones que debes evitar si estas acompañando en el duelo por fallecimiento:

“Tienes que mirar hacia adelante, la vida sigue”

“Todos nacimos para morir”

“No llores, tu eres fuerte”

“Tienes que ser fuerte para”… (tu mamá, papá, abuelos, hijos, etc.)

“Ya está descansando”

Si quieres ser un acompañante asertivo, imagínate que eres tú quien ha perdido al ser que más amas, esa persona que no puedes si quiera imaginar que deje de estar en tu vida. Solo así podrás entender y respetar el proceso de quién vive el duelo. La única actitud asertiva es la de contención, apoyar, sostener, abrazar, mirar y sentir.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.