Ese estado de ánimo positivo que siente una persona cuando logra alcanzar algo que desea. Es lo que denominan “Felicidad”. Sentimiento cuya efemérides hoy se conmemora a escala internacional. Lamentablemente, nuestro país luego que décadas atrás figuraba entre los países más felices del mundo, este año figura en el puesto 102 de 155 naciones, de acuerdo al Reporte Mundial de Felicidad 2018 (World Happiness Report 2018), difundido la mañana de este lunes en el Vaticano con motivo del Día Mundial de la Felicidad.

El informe es realizado todos los años por la Red para el Desarrollo Sostenible (SDSN, por sus siglas en inglés), asociación que incluye más de 100 especialistas en psicología, antropología, economía y política en todos los continentes. Este 2018, revela que Finlandia es el país más feliz del mundo, Burundi es el más triste y los estadounidenses se están volviendo más infelices a pesar de que su país se enriquece.

Donde el dinero no da la felicidad

El estudio también ha puesto el foco sobre los nuevos problemas de salud como la obesidad, la depresión y la crisis de los opiáceos, particularmente en Estados Unidos, donde la prevalencia de los tres ha crecido de manera mucho más rápida que en la mayoría del resto de países.

El Día Internacional de la Felicidad se celebra el 20 de marzo, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 28 de junio de 2012. La Resolución 66/281, que proclama el 20 de marzo como el Día Internacional de la Felicidad, fue publicada el 12 de julio de 2012, y la primera vez que se celebró fue en 2013.

Valor fundamental para el desarrollo sostenible

La celebración de este día se remonta a los años 70, puesto que Bután,este pequeño país asiático, promueve desde entonces la importancia de la felicidad de los individuos de la nación como valor fundamental para el desarrollo sostenible. Considerando que el bienestar social, económico y medioambiental son la base para el desarrollo sostenible, se reconoce entonces que la felicidad global está definida por este conjunto de factores.

¿Pero qué es la felicidad? ¿Se podrá afirmar esta hipótesis sobre la cual se basa esta proclamación? La felicidad se define como un estado de ánimo positivo que siente una persona cuando logra alcanzar algo que desea; cuando se siente satisfecha por un logro. Partiendo de esto, la felicidad abarca muchos espacios y la relatividad juega un papel importante, puesto que lo que hace feliz a un individuo puede distar de la felicidad de otro.

Refiriéndonos al sentido más amplio, una persona se sentirá feliz si el ambiente donde se desenvuelve le brinda las posibilidades de desarrollarse, de lograr objetivos que le permitan vivir en armonía consigo mismo y con la sociedad.

Esta relación entre la felicidad y el desarrollo sostenible pudiera estar bastante relacionada con la pirámide de Abraham Maslow, es decir, una vez cubiertas las necesidades fisiológicas del individuo, éste busca escalar peldaños que satisfagan sus demás necesidades, como la seguridad, la afiliación, el reconocimiento y la autorrealización. Se traduce en el bienestar social, económico y medioambiental, pilares del desarrollo sostenible que conducen a la felicidad.

Lo que sí es una característica indiscutible de la felicidad es una amplia sonrisa, y por qué no celebrar un valor que pone sonrisas en los rostros de la humanidad.

Lea más: http://www.abc.es/sociedad/abci-pais-desbancado-noruega-como-mas-feliz-mundo-201803141632_noticia.html

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.