Saúl Alvarez anunció la cancelación de la esperada revancha con Golovkin./Foto: Archivo

El mexicano Saúl “Canelo” Álvarez canceló el martes su combate de los pesos medianos programado para el próximo 5 de mayo contra el kazajo Gennady Golovkin, tras dar positivo en un control antidopaje.

“Vamos a tener que cancelar la revancha del 5 de mayo”, anunció a la prensa el presidente de Golden Boy Promotions, Eric Gomez, en Los Angeles.

Alvarez, que fue suspendido por la comisión atlética del estado de Nevada, insistió en un comunicado que era un “boxeador limpio”.

“Estoy verdaderamente en shock por lo sucedido, y para los que tengan dudas y sospechas sobre mi integridad, siempre he sido y seré un peleador limpio”, dijo Álvarez

“Quiero pedir perdón a… todos los que hayan participado de la promoción de este evento, y especialmente los aficionados. Respeto este deporte. Siempre seré un boxeador limpio”.

Álvarez y Golovkin sellaron un polémico empate en su primer cruce en Las Vegas, el pasado setiembre, una pelea que la mayoría de aficionados neutrales consideraron que mereció ganar Golovkin, el campeón unificado.

Su revancha, programada para el próximo mes en el T-Mobile Arena, había generado expectativa como una de las peleas más esperadas de 2018, pero se vio inmersa en incertidumbre después de que Álvarez diera positivo al Clembuterol en sendos controles, el 17 y 20 de febrero.

Alvarez y su promotora, Golden Boy, rápidamente negaron cualquier mala praxis, alegando que la sustancia prohibida penetró inconscientemente en el cuerpo del boxeador mediante el consumo de carne contaminada en su México natal.

Inicialmente, el combate debía seguir adelante, aunque se puso en entredicho cuando la comisión de Nevada suspendió temporalmente a Álvarez el 23 de marzo y programó una audiencia con el púgil el 10 de abril.

El presidente ejecutivo de la comisión, Bob Bennett, posteriormente presentó una queja formal contra Álvarez, solicitando que las autoridades consideraran una suspensión formal contra el mexicano en una junta ordinaria, agendada para el 18 de abril.

La organización del T-Mobile Arena ya empezó a ofrecer reembolsos a quienes habían comprado boletos para el combate, comentó la propietaria del pabellón.

Golovkin, quien acusó a Álvarez de tomar sustancias para mejorar el rendimiento pero se mostraba pese a ello dispuesto a combatir, aseguró en un comunicado que tenía planeado seguir peleando el 5 de mayo contra un contrincante por determinar.

“Estoy entusiasmado con la idea de volver a Las Vegas para la vigésima defensa de mi título, así como ser cabeza de cartel para mi primer Cinco de Mayo”, comentó Golovkin en un correo electrónico a la AFP.

“Es hora de menos drama y más pelear”.

En teoría, Álvarez podría enfrentar hasta un año de suspensión por su control fallido.

Aunque, al tratarse de una primera ofensa, y en el supuesto de que colabore con la justicia, esa sentencia podría verse reducida a seis meses.

Contando que las sanciones por dopaje en boxeo se remontan a la fecha del positivo, una suspensión por seis meses significaría que podría reprogramar su encuentro con Golovkin para el día festivo de la Independiencia de México a inicios de setiembre, una popular fecha para eventos en Las Vegas.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.