Un día normal de Eva Longoria debe tener más de 24 horas: solo así se explica que encuentre tiempo para ser actriz, productora, activista y, en breve, madre. Ahora, junto a Eugenio Derbez, con quien actúa en “Overboard”, la latina dijo a Efe que es crucial valorar todo lo que la ha llevado a triunfar.

“En la medida en que has trabajado durante más de veinte años, aprecias el éxito y las cosas ahora y sabes lo difícil que es hacer una película. Eugenio escribe, dirige y produce. Eso es muchísimo trabajo. Pero cuando has pisado cada peldaño de la escalera, aprecias lo que es llegar arriba frente a la gente que no ha experimentado eso”, reflexionó Longoria.

No muy lejos de la moraleja que encierra “Overboard”, Longoria subrayó que, al final, la clave para tener los pies en la tierra está en “no olvidar las cosas pequeñas de la vida, las cosas importantes”.

Longoria (Corpus Christi, EE.UU., 1975) participa con un rol secundario en la nueva versión de “Overboard”, la popular comedia romántica y de enredos que protagonizaron en 1987 Kurt Russell y Goldie Hawn y que ahora encabezan Derbez y Anna Faris.

En la nueva “Overboard” el personaje femenino no es la millonaria que pierde la memoria, que ahora es un ricachón latino interpretado por Derbez, sino que en este caso se trata de una madre soltera (Faris) que encadena trabajos sin parar para sacar adelante a su familia.

Este cambio atrajo especialmente a Longoria, quien consideró que la “Overboard” de los años 80 “no podría funcionar hoy”.

“Creo que cuando miras al personaje de Anna, una mujer soltera con tres hijos y con cuatro trabajos, todo el mundo piensa: ‘La reconozco, es como yo, es como mi vecina, como mi mejor amiga’. Así que ella está contando una historia universal y eso hace que la animes, sin importar lo que haga a Leonardo (Derbez), porque quieres que ella gane”, opinó.

“Los tiempos están cambiando y este cambio de género (en la cinta) es una de las razones por las que me enamoró tanto el guión. Era como ‘¡Sí! ¡Esto tiene mucho más sentido!'”, afirmó.

Longoria dijo que el de Faris es un personaje tan encantador que es fácil “perdonarla por mentir” al millonario, que se ve engañado a afrontar la dureza de una vida normal sin millones en la cuenta.

Pero la actriz puntualizó que el viaje de Leonardo también es bonito.

“Al final, no es solo amor lo que encuentra sino a sí mismo. Y eso es un regalo que ella le hace”, señaló.

Longoria, que alcanzó el estrellato por “Desperate Housewives”, también se ha abierto hueco como productora en shows como “Devious Maids” o en la nueva versión de la serie española “Gran Hotel”, que está preparando en estos momentos.

A punto de ser madre de su primer hijo (se casó en 2016 con el actor José Bastón), Longoria vinculó su importante labor como activista, en iniciativas como el movimiento feminista “Time’s Up” contra el acoso sexual, con sus esfuerzos como productora.

“Siempre he sido una activista. Creo que empecé como activista cuando tenía cinco años, ya que la familia en la que crecí era muy filantrópica, muy política. Entender el mundo y devolverle lo que te ha dado está en mi ADN”, explicó.

Así, Longoria argumentó que, como productora, trata de mostrar historias y personajes que no se ven habitualmente en la pantalla.

Su lema, es “no puedes ser lo que no ves”. Si no ven esas cosas en la cultura popular y en la sociedad, entonces es difícil que nuestros jóvenes inspiren sus vidas ya sea como políticos, abogados, maestros o actores”, añadió al sostener que debe haber mujeres y personas de orígenes diversos “en todos los puestos de liderazgo”. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.