foto referencial

Grupos opositores de Nicaragua reportaron hoy como desaparecida a una estudiante universitaria, que se hizo famosa en un video viral en el que se muestra resignada ante la muerte, cuando estaba bajo un ataque armado del Gobierno en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

La estudiante Valeska Sandoval fue vista por última vez la mañana de ayer viernes, “cuando salió de una casa de seguridad para buscar comida, junto con sus compañeros Ulises y Danny”, dijo a Efe una fuente cercana a la universitaria.

La desaparición ocurre en medio de la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Daniel Ortega también como presidente, que ha dejado entre 277 y 351 muertos en tres meses.

Sandoval se hizo conocida en Nicaragua el viernes 13 de julio, cuando transmitió un video desde una barricada de la UNAN-Managua, al sur de la ciudad, donde se encontraba atrincherada, en protesta contra la represión de Ortega.

“Ya sabemos que vamos a morir, pero moriremos por algo justo (…) mamá perdóname, salí a defender mi patria, te amo”, dijo Sandoval en medio de una lluvia de balas, a través de un video que se hizo viral.

Sandoval fue una de decenas de estudiantes que se encontraban atrincherados en la UNAN-Managua desde hacía dos meses, aunque dos de ellos no sobrevivieron al ataque armado que se extendió por más de 13 horas, pese a acuerdos previos de salir por la vía pacífica, de acuerdo con organizaciones humanitarias.

La estudiante ya había sido secuestrada y torturada en junio pasado por un grupo de policías, quienes también abusaron sexualmente de ella y de otros dos compañeros de universidad, antes de dejarlos abandonados y sin ropa en las afueras de Managua, según denunció en su momento.

Tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), han responsabilizado al Gobierno de Ortega por graves violaciones de los derechos humanos.

La CIDH ha señalado “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país”, lo que el Gobierno de Nicaragua rechaza.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.