Tras ser nominada el martes para conducir el Banco Central Europeo (BCE) la francesa Christine Lagarde se apartó de su cargo de directora gerente del FMI al que llegó en 2011 para restaurar el orden económico mundial. AFP

El reacomodo de las posiciones de liderazgo en Europa fuerza ahora al mundo de las finanzas a encontrar un nuevo conductor del Fondo Monetario Internacional (FMI), dos años antes de lo previsto.

Tras ser nominada el martes para conducir el Banco Central Europeo (BCE) la francesa Christine Lagarde se apartó de su cargo de directora gerente del FMI al que llegó en 2011 para restaurar el orden económico mundial tras el terremoto de la crisis global.

Pero el resultado de la búsqueda de su sucesor seguramente terminará en un europeo, como ha ocurrido siempre desde la creación del FMI tras la Segunda Guerra Mundial.

Mientras grandes economías emergentes claman por estar mejor representadas en los organismos rectores de las finanzas mundiales, este año la opción fue escoger al estadounidense David Malpass para conducir el Banco Mundial (BM), entidad hermana del FMI.

La designación de Malpass mostró que sigue vigente la regla no escrita del FMI liderado por un europeo y el BM por un estadounidense.

“La facilidad con que Estados Unidos preservó el duopolio, significa que los europeos definitivamente querrán mantener sus manos” en el FMI, dijo a la AFP el ex funcionario del Tesoro de Estados Unidos Mark Sobel.

Un funcionario de Francia coincidió: “tendrá que ser un europeo”, dijo.

Cinco de los 11 jefes del FMI han sido franceses y son los que han permanecido más tiempo al frente de la entidad de casi 75 años.

Entre los posibles sucesores de Lagarde se menciona al jefe del Banco de Francia, François Villeroy de Galhau, al político francés Pierre Moscovici y a Mark Carney, un canadiense que tiene también las ciudadanías británica e irlandesa y que el año que viene terminará su mandato al frente del Banco de Inglaterra.

Otra posibilidad es la búlgara Kristalina Georgieva, ejecutiva del BM al que dirigió interinamente antes de la designación de Malpass.

– Un proceso más abierto –

Las economías avanzadas fueron el epicentro de la crisis mundial de 2008 tras la cual los líderes del Grupo de los 20 admitieron que grandes economías en desarrollo como China, India y Brasil tuvieran más representación los organismos multilaterales; incluyendo puestos de conducción.

Pero cuando el principal cargo del FMI quedó abierto en 2011 tras el escándalo sexual que derribó al francés Dominique Strauss Kahn, los países europeos se apartaron de esa idea. Con la crisis aún a la vuelta de la esquina y con Grecia literalmente en llamas, los europeos consideraron que no era momento de ceder las riendas del FMI.

Los países emergentes denunciaron entonces lo que consideraban una hipocresía. Empero no lograron unirse detrás de la candidatura del mexicano Agustín Carstens, lo cual dejó el camino libre para Lagarde.

Cuando este año se abrió el puesto de jefe del BM, no hubo otro nombre más que el propuesto por Estados Unidos.

“Mi visión es que debería haber sido abierto a todo el mundo”, dijo Sobel. Pero los emergentes “no aprovecharon la oportunidad”.

Con 16,5% de los votos, Estados Unidos tiene poder de veto en el FMI al igual que los 28 países de la UE que juntos acumulan 21% aún cuando están dispersos en diferentes bloques.

La junta del FMI se integra con 24 directores que representan a los 189 miembros de la entidad. Solo Estados Unidos, Japón (6,2% de los votos) y China (6,1%) se representan exclusivamente a sí mismos.

Antes de la salida de Lagarde, Carstens dijo la semana pasada a la AFP que era “urgente” reformar al FMI para dar más voz a los emergentes y así aumentar la legitimidad del organismo.

“Si estuvieran representados, le darían más legitimidad a los consejos que da el Fondo”, dijo. “Creo que la reforma es urgente y espero que podamos movernos rápidamente en esa dirección”, añadió.

En principio, la junta del FMI tiene un proceso de selección abierto y basado en méritos para escoger a su director gerente y acepta nominaciones de cualquier país miembro. AFP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.