José Tomás Boves, Militar español nacido en Oviedo el 18 de septiembre de 1782 y muerto el 5 de diciembre de 1814 en Venezuela, en el transcurso de la batalla de Urica. Jefe realista, uno de los más importantes que lucharon contra los patriotas americanos en las guerras de Independencia, logró atraerse a los llaneros venezolanos y creó un ejército indisciplinado de negros, mulatos y castas, llamado por los republicanos “La legión del Infierno”, con el que ayudó a terminar con la Segunda República de Venezuela (1813-1814) y obligó a retirarse al propio Bolívar. Murió en combate en Urica.

Fue hijo de Manuel Rodríguez de Bobes y de Manuela de la Iglesia. El nombre de José Tomás Boves, sin el “Rodríguez” y con uve, fue el que adoptó en Venezuela. Quedó huérfano de padre a los cuatro años y fue su madre quien le sacó adelante, junto a sus dos hermanas, como sirvienta de familias acomodadas. En enero de 1794 ingresó en el Real Instituto Asturiano. Estudio Náutica durante cuatro años; se graduó de piloto de segunda clase de la Marina Mercante. Después, a partir de 1798, navegó por el Mediterráneo y en uno de los buques-correo de Ultramar. Hacia 1803 obtuvo el título de Piloto Primero. Como tal entró a servir en un buque de la compañía Plá y Portal, que tenía en Venezuela los corresponsales Lorenzo y Joaquín García Jove, también asturianos. Boves debió de realizar contrabando, pues fue apresado por tal delito y encerrado en el castillo de Puerto Cabello.

Gracias a los García Jove, que intercedieron por él, se le conmutó la pena por la de confinamiento en la villa de Calabozo, una población del Llano. Allí se dedicó al comercio de mercería y, después de cumplida la condena, al negocio de ganado. Recorrió entonces los lugares más apartados de los llanos, adquiriendo un enorme conocimiento y destreza del medio y de sus gentes. Hacia 1808-10 pretendió casarse con Isabel, hija del acaudalado comerciante vasco Guillermo Zarrasqueta, que vivía en San Sebastián de los Reyes, pero no lo logró por su humilde condición.

Al surgir el movimiento independentista de 1810, seguía en Calabozo y se puso de parte de los patriotas americanos. Durante la primera Republica de Venezuela, Boves continuó con su negocio de comercio, hasta que surgió la reacción española de Domingo Monteverde. Los patriotas le consideraron entonces sospechoso y lo arrestaron en San Carlos. Durante su encarcelamiento recibió malos tratos, que le originaron un odio profundo hacia ellos. Una vez en libertad, volvió a Calabozo y abrazó la causa realista. Cuando Antoñanzas, uno de los oficiales de Monteverde, tomó Calabozo a mediados de mayo de 1812, halló a Boves en la cárcel y le puso el libertad. Desde entonces militó como soldado en las filas realistas. Fue oficial de Urbanos e inició sus acciones al frente de una partida que apresó a los patriotas Navarte y Alzuru.

Se integró luego en el ejército de Monteverde como uno de los oficiales de Antoñanzas. En 1813 fue nombrado Comandante General de Calabozo. Hizo un enorme escarmiento en la población de Espino, situada al sureste de Calabozo, que se había alzado por la causa republicana. La ejecución de muchos prisioneros empezó a tejer su fama de cruel y fue un detonante de la guerra a muerte entre españoles y americanos.

Con información de mcnbiografias.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.