COMPARTE

Cada vez que uno está revisando documentos de carácter histórico se reafirma el hecho de que la Historia es una Ciencia y que se debe tomar con la seriedad que corresponde en la cual siempre uno tiene la oportunidad de descubrir cosas nuevas.
Para la época de la Colonia y luego de la Independencia, Carabobo se caracterizó por tener dentro de su potencial agrícola la siembra del añil y que dichos cultivos estaban ubicados hacia los lados del lago de Valencia.
Pues bien, revisando unos documentos del año 1828 nos encontramos que hacia el lado norte de la ciudad también existía el cultivo y proceso del añil en la zona del antiguo “Camoruco” y “Naguanagua” lo cual estaba generando muchos problemas en la salubridad que afectaban a los habitantes e Valencia.
Recordemos que el añil era cultivado porque de él se podía obtener colorante azul que era exportado y en cuya fabricación se utilizaba la lejía y gran cantidad de agua. Por tal razón, quienes de dedicaban a esa actividad industrial y rudimentaria se instalaban en las cercanías del río para utilizar el agua y también botar los desechos.
Esto traía como consecuencia efectos muy negativos para la población ya que eran productos tóxicos y ocasionaban trastornos a los peces del río y quejas de los valencianos ya que no podían bañarse, recoger agua del mismo.
Por tal razón, El Cabildo de Valencia en su sesión del 8 de julio de 1828 ordenó a los Alcaldes de dichas Parroquias para que tomaran medidas sobre el asunto inspeccionando a los Hacendados que laboraban con el añil para que no vertieran los desechos en el río de la ciudad porque ocasionaba un problema de salubridad.
A esta información hay que agregarle que el problema del Añil en la ciudad no fue exclusivo del Siglo XIX pues para el año de 1787 hay documentos que también informan sobre esa situación y en donde por cierto se menciona el oficio de “Peluquero”.
Como podemos ver, estos son esas pequeñas historia de nuestra ciudad que además de resultar interesantes son hasta simpáticas.

COMPARTE
Carlos Cruz
Médico especialista en Salud Ocupacional. Columnista del Semanario El Planeta, Boston, Massachusetts desde 2012. Columnista de "El Carabobeño" desde 1979. Presidente de la Academia de Historia del estado Carabobo email: [email protected]
Artículo anterior80 mil personas no pudieron validar a Primero Justicia
Artículo siguienteCarta para José Reyes. Nunca supo lo que era



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.