billete
COMPARTE
La historia de la acuñación de monedas en el país se inicia en la época de la Capitanía General de Venezuela, cuando en 1802 se troquelaron en Caracas piezas de cobre, imperfectas en su cuño y con carácter de seña. Esta primera Casa de Moneda de Caracas, estaba ubicada en la esquina de Veroes.
La época de la Independencia marcó la actividad de ese lugar, que funcionó durante 15 años con varias interrupciones, cambiando de manos en muchas ocasiones entre realistas y patriotas. El instituto estuvo en poder de los patriotas republicanos hasta la ofensiva realista de 1814. Al perderse por segunda vez la República, el General español Pablo Morillo en 1815 ordenó la clausura de sus actividades. Sin embargo, al año siguiente, debido a la necesidad imperiosa de monedas circulantes para abastecerte el comercio local y gastos de la guerra, una Real Orden decretó su reapertura, efectiva el 1 de octubre de 1816.
El General Pablo Morillo, acuñó una nuevas monedas entre 1817 y 1821, con una nueva maquinaria que hizo traer al país. Con el triunfo de las armas libertadoras en Carabobo se puso fin a las actividades realistas en la Casa de la Moneda de Caracas, siendo ahora los patriotas los que acuñan monedas entre 1821 y 1823. Debido a que existían dificultades en el suministro de recursos de metales para las labores y en la distribución, se ordenó su clausura el 31 de enero de 1823.
Por seis años quedan suspendidas las actividades del establecimiento, utilizándose pesetas españolas de diversos años reselladas en Caracas para suplir circulante. El 14 de agosto de 1829 se autorizó el restablecimiento del local y se decretó la acuñación de 40.000 pesos en cuartillos de real macuquinos. Finalmente el 5 de julio de 1830, el Congreso acordó cerrar definitivamente el establecimiento.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.