Negra Matea

Un día como hoy, 21 de septiembre, en 1773 nació la Negra Matea Bolívar, quien más que la aya del Libertador Simón Bolívar, fue su primera maestra.

Matea Bolívar, hija y nieta de esclavizados –llevaba el apellido de su dueño- nació en hato El Totumo, al sur de San José de Tiznados, estado Guárico, y falleció en 1886 a la avanzada edad de 112 años, longevidad que causó asombró en sus tiempos.

Matea estuvo viviendo en la hacienda de los Bolívar en San Mateo y también en la casa de María Antonia, hermana del Libertador. Hizo de aya, muy niña, de los Bolívar más pequeños, entre ellos Simón, un tanto menor que ella.

Según ella misma relató, presenció en 1814  el ataque de José Tomás Boves y el sacrificio del capitán Antonio Ricaurte en la hacienda de San Mateo.

El 28 de octubre de 1876, cuando se efectuaron las  ceremonias para el traslado de los restos del Libertador desde la Catedral de Caracas hasta el Panteón Nacional, Matea entró en el recinto junto al entonces Presidente de la República, general Antonio Guzmán Blanco.

Los restos de Matea reposan en la cripta de los Bolívar, en la Catedral de Caracas. Desde marzo de 2008, el despacho del Viceministro para África del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, a cargo de Reinaldo Bolívar, desarrolla una campaña para que los restos de Matea e Hipólita sean trasladados al Panteón Nacional, junto al Libertador, intención que la Fundación Afroamiga respalda por considerar que estas dos mujeres desempeñaron un papel muy importante en la vida de Simón Bolívar.

A propósito de esta campaña durante una conferencia que dictó el viceministro en Altagracia de Orituco, estado Guárico, en julio de 2008, refirió: “Cuando yo les digo a ustedes que lo enseñaba a caminar, a hablar ¿quién hace eso?: Una maestra de preescolar. Por eso nosotros sostenemos que Matea fue la primera maestra informal del Libertador Simón  Bolívar. Hubo otros grandes: Rodríguez, Bello, el Padre Sanz, todos los demás, pero Matea fue la primera, la que le enseñó sus primeros pasos  y dice la leyenda popular que Bolívar se refirió en 1827, cuando regresó a Caracas,  a sus negras porque las llamaba ´mis negras´.  Pregunta por Hipólita: ¿Dónde está Hipólita que me dio de comer? ¿Dónde está Matea que me enseñó mis primeros pasos?. Siempre estuvieron con Bolívar en las buenas y en las malas”.

Con información de afroamiga.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.