COMPARTE

Ana Isabel Laguna || [email protected]

@anaisabellaguna

El corazón no puede bombear suficiente sangre  ni con suficiente fuerza para cumplir con las
demandas metabólicas de todo el cuerpo. Es el cuadro de una insuficiencia
cardiaca, patología causante importante de mortalidad de la población. Genera
también gran impacto en la salud pública, por ser una condición debilitante que
afecta a alrededor de 26 millones de personas en todo el mundo, según cifras
del Colegio Americano de Cardiología.

Para compensar esta condición irregular, el corazón realiza
dos funciones que le ayudan a continuar con su actividad normal. Una de ellas
es mediante la hipertrofia, genera un aumento en el grosor de las fibras
musculares para poder ejercer mayor fuerza de contracción; también ocurre el
remodelado, que provoca cambios en la arquitectura del tejido para adaptarse a
las alteraciones de las fuerzas del ventrículo, señala el cardiólogo, Carlos
Ponte.

Entre las consecuencias de no tratar oportunamente dicha
cardiopatía, está: la pérdida de la capacidad funcional o resistencia para
hacer ejercicio, ya que la persona se cansa más fácilmente al hacer esfuerzos
físicos; dificultad para respirar; retención de líquidos e hinchazón en las
piernas, aumento de peso, náuseas y vómitos. “El efecto más grave es la
disminución de la expectativa de vida. El paciente con insuficiencia cardíaca
tiene un riesgo muy alto de morir por causadas cardíacas, de hasta 50% en los
cinco años siguientes al diagnóstico”, acotó.

Control absoluto

Para tratar y controlar la insuficiencia cardíaca el doctor
Ponte recomienda: limitar la cantidad de sal que se consume, permanecer activo,
mantenerse en el peso adecuado, disminuir los niveles de colesterol, descansar
lo suficiente, evitar totalmente el tabaquismo y disminuir el consumo de
bebidas alcohólicas.

“Si ya tiene la condición es indispensable el control de la
tensión arterial, los lípidos, el azúcar, realizar ejercicio supervisado,
controlar la ingesta de sal y tomar disciplinadamente los fármacos indicados
por su médico con el objetivo de estabilizar el desbalance neurohormonal.
Medicamentos como los inhibidores de la enzima conversoras de angiotensina,
bloqueadores de la angiotensina, bloqueadores adrenérgicos beta, diuréticos y
recientemente inhibidores de la neprilisina son indispensables para mejorar
síntomas y reducir mortalidad de estos pacientes”, enfatizó el cardiólogo.

La insuficiencia cardíaca se caracteriza por episodios
agudos (insuficiencia cardíaca aguda, ICA), donde los síntomas empeoran
rápidamente obligando a la hospitalización. La ICA a menudo desencadena un
ciclo de hospitalizaciones repetidas, cuando esto sucede el pronóstico de los
pacientes no es alentador. “En Venezuela, así como en el resto del mundo, a
partir de los 50 años, aumenta la incidencia a la enfermedad tanto en hombres
como en mujeres”, acotó Ponte.

La retención de líquido puede ser un signo de que la
insuficiencia cardíaca podría estar empeorando, por ello es importante que se
conozca la patología y se tome conciencia sobre la importancia de mantener
buenos hábitos en la vida como hacer ejercicio, comer sano, dejar de fumar y
consultar al médico periódicamente.(AIL)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.