11 muchachos fueron recluidos en el Centro Penitenciario de Oriente “El Dorado” ubicado en el sur de Bolívar (Foto cortesía).
COMPARTE

Durmiendo en el piso, con la cabeza rapada y un uniforme amarillo. Así mantienen a los 30 jóvenes de Puerto Ordaz y Ciudad Bolívar detenidos en protestas que fueron enviados a la cárcel de El Dorado, en el municipio Sifontes del estado Bolívar.

Ibelice Granadillo, madre de uno de los 19 muchachos de Ciudad Bolívar que fueron trasladados para el penal, lo confirmó. “Hace ratico recibí una llamada de mi hijo y me dijo que les cortaron el cabello, los tienen vestidos de amarillo, durmiendo en el piso… Me pidió si podía llevarle colchonetas para dormir”.

Su hijo es Daniel José Headly, de 22 años, estudiante de Contaduría Pública en la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG) en Ciudad Bolívar. Fue detenido por la Policía del estado Bolívar (PEB) el pasado 14 de junio, al culminar la Gran marcha estudiantil de ese día.

La PEB le involucró en los daños que sufrió el Centro de Coordinación Policial (CCP) Vista Hermosa y, aunque el Ministerio Público solicitó la libertad para todos los apresados, el Tribunal 3º de Control, a cargo del juez Homero Lugo, ordenó privativa de libertad y reclusión El Dorado durante su audiencia, celebrada el 16 de junio.

Desde ese entonces, Granadillo no ha podido ver a su hijo. “Los guardias nos engañaron. Nos dijeron que los iban a llevar a la comandancia (general de la PEB)”, pero luego “no nos dieron derecho a verlos y abrazarlos”, antes de su traslado a El Dorado.

La audiencia de Headly culminó casi a las 8:00 de la noche del viernes, por lo que los padres y familiares pensaron que podrían verles al día siguiente. Sin embargo, Granadillo recibió la llamada de su hijo el sábado 17 de junio, cuando le avisó que ya a las 8:00 de la mañana de ese día estaban todos en El Dorado.

El alcalde de Sifontes, Carlos Chancellor, afirmó el martes que los muchachos están internados en el ala llamada La Máxima: una parte rodeada de muros altos y con techo de platabanda, diseñada para internar a reos de alta peligrosidad. La misma fue evacuada hace un tiempo y allí solamente están internos los 30 estudiantes, quienes duermen en el suelo.

El director del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Humberto Prado, dijo en entrevista a Unión Radio que los apresados están “en un área que ni siquiera tiene agua potable. Están en una situación grave, sin baños”.

Según Prado, reos del área llamada El Comando expresaron su rechazo a la estancia de los estudiantes en El Dorado.

Capbelice Granadillo vive en Ciudad Piar. Desde aquí a la población de El Dorado son 414 kilómetros, aunque luego debe tomar una curiara para cruzar el río Cuyuní para ir al penal a ver su hijo, Daniel Headly.

El padre de uno de los afectados, que acompañó a Granadillo y al resto de allegados que viajaron ayer, reveló entre lágrimas que “en la propia alcabala de la cárcel nos dijeron que no podemos pasar por la carretera, porque es solo para vehículos oficiales. Nos dicen que debemos montarnos en una curiara para atravesar el río y llegar hasta allá. Esto es un ensañamiento”.

Chancellor informó posteriormente en una entrevista que el grupo de parientes no logró el cometido. Una vez en el puerto de El Dorado, ningún facilitador de traslados en curiara quiso abordar a los allegados, “posiblemente por una orden de la misma Guardia Nacional, porque el paso por el río está normal, como siempre”.

“Vinieron en cola, con un amigo suyo que los trajo en una camioneta Samurai. Tuvimos que auxiliarlos con alojamiento y comida porque no son personas pudientes y no tenían recursos, y encima el Gobierno les hace esto. ¿Eso es democracia?”, cuestionó.

El alcalde de Sifontes explicó que la cárcel de El Dorado tiene un único acceso por tierra, pero la GNB asegura que cuando se trata de familiares de los reos les toca trasladarse vía fluvial, cruzando el río Cuyuní, hasta llegar al penal que se localiza a orillas de este caudal, en todo el frente del pueblo de El Dorado.

“Es inhumano que, aparte de haber mandado a estos muchachos injustamente para allá, a los familiares les hagan pasar por esta humillación. Son sus hijos. La angustia de tenerlos en una cárcel como El Dorado debe ser muy grande”, fustigó Chancellor. “De la carretera a la cárcel no pasan ni tres minutos, es una trocha asfaltada, ¿por qué los van a someter a pasar por un río crecido con el riesgo de que haya un accidente?”.

Ibelice Granadillo lamentó la situación. “Es algo injusto, no me esperaba esto, lo veo y no lo creo, hasta cuándo tanta maldad hacia el pueblo y los estudiantes. Estamos viviendo una dictadura y por eso hago una reflexión a las personas para que salgan a luchar por nuestra patria, a reclamar nuestros derechos”.

Con información del Correo del Caroní




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.