Foto: Armando Díaz.

“No hay comida, no hay agua ¡Fuera maduro!” Decía un grupo de alrededor de 15 jóvenes encapuchados en la Avenida Universidad de Naguanagua, mientras cerraba las calles con cauchos en llamas, protesta que se extendió durante unos 30 minutos.

Foto: Simone Monasterio

Los vecinos miraban con cierta expectación el hecho, puesto que revivieron los sucesos que iniciaron el cuatro de abril de 2017 y que terminaron con más de 135 jóvenes muertos en enfrentamientos con cuerpos policiales y castrenses.

Eran las 11:30 a.m. y ya no quedaba ni un manifestante. Se esfumaron con la llegada de más de seis motorizados de la Policía Municipal de Naguanagua. Aún están muy recientes los recuerdos de la represión y los allanamientos que en varias de esas residencias se vivieron durante los momentos más álgidos del conflicto en la región.

Avenida Universidad. Foto: Armando Díaz.

En una camioneta llegó el Secretario de Gobierno carabobeño, Jesús Santander, para observar lo ocurrido y con mucha calma afirmó que la gestión de Rafael Lacava se caracterizaría por el diálogo y no por la represión. “Aquí no le vamos a hacer daño a nadie. Quiero hablar con los encapuchados y que me cuenten por qué hicieron esto. No vamos a reprimirlos”.

Jesús Santander, secretario de gobierno en Carabobo. Foto: Armando Díaz.

Santander, en compañía de varios miembros de la gobernación y escoltado por los cuerpos policiales, precisó que cualquier venezolano tiene el derecho a protestar, pero sin hacer daño al patrimonio público y obstruir las vías.

La manifestación contó con dos focos: Avenida Universidad, frente a la estación de servicio Paramacay y la calle 172, desde el Centro Comercial Free Market hasta el Paseo La Granja.

Fabiola Piña, vecina del Olympic Garden, vio a los encapuchados y los describió como jóvenes con fuegos artificiales en las manos, los cuales encendieron para llamar la atención. “Invitaban a la gente a salir a la calle”.

Tanto Santander como Piña reconocieron que la razón de estas protestas es el deterioro de la vida del venezolano por fallas en los servicios de agua, luz, salud, gas y la falta de alimentos, entre otros.

Funcionario limpia la calle 172. Foto: Armando Díaz.

Fueron estos factores los que llevaron nuevamente a estos jóvenes a la calle por un breve momento. Santander en su recorrido pidió a los vecinos que comenten sus inquietudes para ellos actuar sobre la marcha en la búsqueda de soluciones.

El funcionario hizo especial énfasis en la crisis de agua y energía eléctrica la cual, según el ministro, Luis Motta Domínguez, es un problema único de Carabobo, lo que Lacava consideró como un saboteo de ciertos sectores que no están conformes con su gestión.

Una vecina que prefirió mantener su nombre en secreto por miedo a represalias detalló que si van a haber manifestaciones de calle es necesario que sea bajo otro sistema. “Si nos encerramos como en 2014 y 2017 estamos perdidos”.

Pasadas las 11:30 a.m. las calles congestionadas estaban abiertas para los conductores quienes recorrían la vía manchada de cenizas de caucho, los cuales aún despedían ese característico olor.

Trabajadores limpian la calle 172 de Naguanagua. Foto: Armando Díaz.

Mientras estas labores de limpieza se realizaban había cierta crispación en el Fuerte Paramacay, en donde los protocolos de seguridad se han intensificado tras el ataque que sufrieron en los meses de protesta.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.