La casa donde fueron encerrados y quemados los hombres. Foto La Verdad
COMPARTE

Cuatro integrantes de una familia en el kilómetro 16, carretera La Williams, en el municipio Santa Rita, en Zulia, fueron encerrados en una habitación que quemados.

El vecino más cercano, a un kilómetro de distancia, escuchó el estruendo que provocó el incendio del único inmueble en la finca San Pablo. Llamó a otros vecinos y familiares y corrieron hasta el lugar. Al llegar, poco podían hacer. Los cuatro hombres ya habían muerto, relata el diario La Verdad.

Ramón Antonio González, de 73 años; sus hijos Ramón Antonio González Caldera (44) y Leoncio de Jesús González Caldera (47) y su nieto Roixys González García, de 18 años, fallecieron luego que delincuentes los encerraran en un cuarto, les rociaran gasolina y posteriormente incendiaran el lugar.

El único cadáver al que se le vio una herida de bala en el cuello fue al de Ramón Antonio González Caldera. Mientras que su hijo Roixys recibió una fuerte contusión en la parte frontal de la cabeza, presuntamente producida con un tubo. Los cuatro hombres presentaron quemaduras en el 90% del cuerpo.

Familiares y amigos colmaron las adyacencias de la morgue del Hospital Adolfo D`Empaire, en Cabimas. Todos coincidieron que el “Viejo Ramón” y sus hijos trabajaban como “burros” para mantener a sus cuatro hijas y nietos. En el fundo hacían queso y criaban cochinos, pero la delincuencia siempre los atacaba y decidieron  adquirir escopetas para defenderse.

Contaron que hace dos meses les hurtaron parte de la mercancía. El pasado lunes, los delincuentes intentaron, nuevamente, ingresar a la hacienda, pero fueron descubiertos y recibidos con una ráfaga de disparos.

Los sujetos huyeron y en la madrugada volvieron con la intención de llevarse todos los objetos de valor. Se presume que esta vez en compañía de más compinches. Los González sintieron la presencia hamponil e intercambiaron disparos con los delincuentes, pero Ramón Antonio (hijo) recibió un impacto de bala en el cuello, situación que neutralizó al resto de sus parientes y los delincuentes lograron acorralarlos. Los introdujeron en la única pieza del lugar, los encerraron y provocaron el incendio que provocó la muerte por asfixia mecánica.

Los delincuentes se llevaron la camioneta Ford, blanca, propiedad de Leoncio y la dejaron abandonada cerca del lugar. El vehículo presentó varios impactos de balas.

Los amigos de la familia y lugareños de la zona rural coincidieron que el sector es peligroso debido a la poca presencia policial.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.