(Foto cortesía)
COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

María Angélica Torres no saluda como de costumbre. Llega Óscar, uno de los clientes habituales de cada mañana y le pregunta: “¿Aún nada que les surten el gas?”, ella responde señalando la exhibición de pastelitos y cachitos vacía. Le sirve el café y se voltea a intervenir en la conversación de otra trabajadora y dos consumidores. El tema central era el aumento de salario. “Lo que más me preocupa es que en medio de tanta crisis me quede sin empleo”. Y no se equivoca. Más allá de la inflación, el drama de la desocupación se incrementará. Los empresarios no tienen la capacidad de asumir ese incremento de 50% que en la práctica se resume a dos canillas de pan al día.

Ella no se emociona al pensar que desde la próxima quincena tendrá en su cuenta 31 mil 255 bolívares más por concepto de su nómina. Ya no ganará 17 mil 510 bolívares cada quince días, sino 48 mil 765. Pero no le importa. “Compré un kilo de harina de maíz en ocho mil 700 el sábado. La semana que viene seguro estará como en 13 mil”, lo que significaría cuatro días de salario.

En Venezuela, la sociedad saca cada vez mejor sus cuentas. “Ya nadie se alegra por un aumento de sueldo, por el contrario, es motivo de gran preocupación”, alertó el presidente de Fetracarabobo, Omar Escalante, para quien esa medida es simplemente una burla a los trabajadores y un motivo más para la asfixia que vive el sector industrial y también el de servicios.

Omar Escalante presidente de Fetracarabobo (Foto Dayrí Blanco).

Son tres mil 251 bolívares diarios que se ganarán quienes devengan sueldo mínimo en el país. Eso equivale a tres millones 251 mil bolívares de los que se cotizaban antes de la reconversión cambiaria de 2008, y con los que en la década de los 80 se podía comprar casa, carro, y vivir con ahorros como un millonario. Un vehículo nuevo podía costar en esa época 90 mil bolívares, y una vivienda 250 mil.

Antes, con cada ajuste salarial, las personas se planificaban en cuanto a sus gastos y tenían la posibilidad de ahorrar. “Eso se acabó. Ahora se gana más y se se gasta más”. La propuesta de huelga general de Fetracarabobo sigue en pie. “Es algo cada vez más fácil de lograr porque prácticamente estamos paralizados”.

Aunque oficialmente el desempleo en el país es de 7%, Escalante aseguró que está entre 20% y 25%, porque desde el Gobierno se incluye en la suma a quienes trabajan en la economía informal por considerar que están ocupados. Pero la realidad es que más de la mitad de la población económicamente activa trabaja por su cuenta.

 

 

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.