(Foto: referencial)
COMPARTE

A pesar de un convenio millonario entre Argentina y Venezuela para la compra y mantenimiento de equipos para las unidades neonatales de centros públicos de salud, 70% de los 12.300 aparatos está dañado por falta de mantenimiento, reveló una investigación realizada por periodistas del Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela, en alianza con reporteros de El Pitazo.

Un millonario convenio firmado entre Venezuela y Argentina fue la punta de lanza para equipar un conjunto de salas públicas de atención neonatal en el país. El Ministerio de Salud adquirió miles de equipos gracias al acuerdo, pero luego el mantenimiento de los aparatos se interrumpió, muchos de los dispositivos se dañaron y ello afectó la capacidad del Estado para atender a recién nacidos que los necesitaban.

Este convenio estuvo enmarcado en las gestiones diplomáticas del gobierno de Hugo Chávez con sus aliados del Sur, que buscaban “una visión geopolítica de la integración de nuestros pueblos”, y que debía “ir más allá de la amistad” en función de “lograr la reintegración plena de nuestros países”. Bajo esa retórica del “socialismo del siglo XXI”, Venezuela compró entre 2005 y 2010 un total de 12.353 aparatos a una empresa argentina, pero las garantías de suministro de piezas, repuestos y servicio técnico para los dispositivos caducaron.

La necesidad de mejorar la atención neonatal fue uno de los temas que Chávez abordó en su primer discurso como presidente electo: “Veintisiete, casi veintiocho por mil nacidos vivos es la mortalidad infantil de Venezuela, de las más altas de todo el continente”.
La investigación permitió revelar las múltiples interrupciones que ha tenido la ejecución de esta negociación, que le ha costado al Estado decenas de millones de dólares. El resultado, no obstante, son que han tenido que ser desincorporados y algunos de los cuales están en depósitos que parecen cementerios.

De acuerdo con el trabajo publicado en el portal web de Ipys Venezuela, la mayoría de los aparatos se encuentran descompuestos y es todavía incierto cuándo serán recuperados por el gobierno. En los testimonios y casos recopilados se comprueba cómo madres y padres del interior del país han padecido los efectos de la no disponibilidad de los dispositivos.

La situación complicó el cuadro de la atención pública para los recién nacidos, en un país cuyas tasas de mortalidad neonatal no se redujeron de acuerdo los establecido en los Objetivos del Milenio que Venezuela suscribió. En un país donde además el déficit de médicos neonatólogos ha hecho que existan servicios de terapia intensiva con las puertas cerradas, las metas pautadas por Naciones Unidas no se alcanzaron.

IPYS VENEZUELA.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.