COMPARTE

Los venezolanos estamos bajo una presión distinta a la que siempre hemos vivido: se puede asemejar a la alarma de un carro. Que está activada día y noche. Y así está la alarma del cuerpo humano del venezolano. Y se está quemando, porque está hecha para funcionar de manera puntual. Pero, si está funcionando todo el tiempo, se desgasta.

El doctor Robet Lespinasse, médico psiquiatra y expresidente de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría en el programa Por Tu Salud, de El Carabobeño Radio, al hacer la comparación, explicó que los seres humanos tenemos nuestras alarmas que se activan cuando observa peligros en el ambiente. Pero, cuando son constantes, conllevan a este clima de tensión, a la desesperación, de angustia, intranquilidad.

Como consecuencia, al deterioro de la salud, porque nuestro organismo no está hecho para “aguantar” esta situación por mucho tiempo prolongado. Llegará un momento, en que el sistema inmunológico se debilita y se está más propenso a contraer cuadros virales, hasta bacteriano. Afectándose también nuestro estado emocional se muestra tenso, irritable, dormimos poco, o comemos mucho o poco. Sentimos cansancio, agotamiento y lo cual lleva a un estado de irritablidad. Por ello, es que las personas están muy explosivas.

Todas estas circunstancias repercuten en el individuo a bajo rendimiento en el trabajo, hasta en el nivel sexual y afectivo se afecta. También suelen presentarse peleas frecuentes en la familia. ¿Y cómo actuar frente a estos eventos?

“Violencia genera más violencia, así sea verbal”, expresó el doctor Lespinasse. Recomendó que lo más conveniente es no “engancharse”, porque se tenderá a colapsar. Reveló que el 90 por ciento de quienes van a la consulta psiquiátrica es por la situación país. Por la carencia de lo mínimo indispensable para una buena calidad de vida.

La solución no es sencilla. Y la manera más práctica para defendernos de este clima, es dosificar la información. Evitar estar día y noche en función de ver que se dice o qué se hace en la palestra política; sino lo necesario para estar informado.

Segundo, hacer deporte. El ejercicio físico sirve para drenar este ambiente tenso, de encierro y opresión.

Y lo más importante, es la unión familiar. Es lo que más soporte nos dará. Y en la medida que la familia se haga más solidaria, hay una sensación mayor de seguridad, lo cual lleva a sentirse menos vulnerable ante la situación país.

Buscar la manera de protegernos emocionalmente, por lo menos, una reunión familiar así sea con lo más mínimo. A mantener el optimismo, despejarnos un poco con la recreación.

Con los niños, buscar que recuperen su rutina. La seguridad de los niños es la seguridad de los padres. Explicarles de manera sencilla lo qué está pasando, que ellos sabrán comprender, porque los pequeños saben adaptarse a las circunstancias. Pero, no atiborrarlos, para que no se angustien.

Y en estos tiempos de vacaciones, quienes no tengan las posibilidades de llevarlos a recrearlos, por lo menos buscar de realizar visitas familiares.

Más detalles de la entrevista completa, en nuestra página web www.el-carabobeno.com o por nuestro canal youtube, colocando Por Tu Salud, conducido por Ana Isabel Laguna.-

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.