Beatriz Rojas/@rojas_beatriz

Hace nueve años salió del aire Radio Caracas Televisión (RCTV) el canal más antiguo que para ese entonces existía en Venezuela. Tenía ocho mil trabajadores quienes estaban conscientes de que solo un milagro podría evitar el cierre, pues un año antes, el expresidente Hugo Chávez, había anunciado que no se le renovaría la concesión a esta empresa televisiva.

De nada valieron las protestas en distintos estados para apoyar a RCTV. No se pudo evitar que la medida fuera revertida, y las 12:00 de la noche el canal salió del aire y su espacio fue ocupado por la televisora socialista TVES.

Durante el transcurso de estos nueve años, han salido del espectro radioeléctrico, un buen número de emisoras de radio, y varios periódicos han tenido que dejar de circular por falta del papel, pues el Gobierno, a través del Complejo Editorial Alfredo Maneiro (CEAM), se negó a venderles papel. Ese es el caso del diario El Carabobeño.

Son pocas las esperanzas que tienen los medios impresos que salieron de circulación, de retomar un espacio en la opinión pública del país, ya que recientemente el presidente del complejo, Hugo Cabezas, dejó claro que solo se le venderá papel a quien ellos consideren pertinente.

La expresidenta del Colegio Nacional de Periodistas, Silvia Alegret, piensa que desde 2007 en Venezuela se decretó la hegemonía comunicacional, imponiendo el socialismo del siglo XXI.

De acuerdo a un trabajo de investigación realizado por la ONG Espacio Público, a la fecha programas de medios estatales han sido monopolizados por el Estado, excluyendo y criminalizando a la disidencia. El presidente de la República ha transmitido de manera obligatoria en radio y televisión 176 cadenas.

La mayoría medios de comunicación pertenecen al Estado, razón por la cual la información se ha visto limitada.

Globovisión pasó por una nueva transición, hasta ser adquirido por nuevos dueños. Durante las protestas del 2014, periodistas renunciaron a su trabajo en la planta televisiva por negarles informar sobre la situación de las muertes de estudiantes que se registraron en el momento.

Este mismo trabajo de investigación indica que 20 procesos judiciales se realizaron entre 2012 y 2015, en los cuales se prohibió la salida del país para periodistas y directores del diario Tal Cual, 22 directivos de La Patilla y el diario El Nacional.

El  presidente editor de este último diario, Miguel Henrique Otero, enfrenta cuatro demandas: una penal que introdujo el expresidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello por difamación e injuria, relación con el paramilitarismo y traición a la patria.

Desde 2013, son al menos 28 medios impresos los que están afectados por la escasez de papel. Al menos 14 de ellos dejaron de circular de forma temporal o definitiva, 12 redujeron su paginación y tiraje o hasta modificaron sus formatos por consecuencia de la crisis.

Para Instituto Prensa y Sociedad, el papel prensa para los medios impresos “no está garantizado en Venezuela”. Entre los 120 casos de violaciones a la libertad de expresión que maneja la Institución se enmarcó el uso abusivo del poder del Estado, vinculado a la función cambiaria y a la regulación del comercio exterior, específicamente en el suministro de insumos de imprenta para la prensa.

Desde Miami, Gustavo Mohme, presidente de la Sociedad Interamericana de la Prensa, responsabilizó en un comunicado al mandatario venezolano Nicolás Maduro por  “coartar la libertad de prensa y el derecho a la información mediante un mecanismo especial de persecución y discriminación”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.