COMPARTE

AFP

El presidente venezolano Nicolás Maduro, en un marco de
crisis, revivió dos viejos diferendos marítimos con Guyana y Colombia mediante
la definición unilateral de nuevos límites, una medida que afecta además aguas
de Francia, Holanda y Surinam, aseguraron analistas a la AFP.

Mediante un decreto del 27 de mayo el gobierno socialista
apunta a ejercer soberanía sobre la zona marítima proyectada desde las costas
del Esequibo (en disputa con Guyana) y en el golfo de Venezuela o de
Coquibacoa, frente a la costa colombiana, lo que desató protestas de sus
vecinos.

El decreto fue dictado casi un mes después que la petrolera
estadounidense Exxon Mobil anunciara un hallazgo “significativo” de
crudo en una concesión otorgada por Guyana a 200 km de sus costas, pero fuera
de la zona en disputa, precisó a la AFP Emilio Figueredo, un experto en límites
marítimos y que negoció el diferendo fronterizo con Colombia hace cuatro
décadas.

En el documento Caracas impuso límites que cierran la salida
de Guyana hacia el Atlántico, y en cuanto a Colombia invade aguas que este país
pretende en la parte norte de Castilletes, explicó a la AFP el experto de
derecho internacional Adolfo Salgueiro. 

– El enemigo externo –

A meses de cruciales legislativas, algunos expertos creen
que Maduro apeló al expediente del enemigo externo como un velo frente a la
escasez de dos tercios de productos básicos, inflación galopante (casi 70% en
diciembre, último dato oficial) y la segunda mayor tasa mundial de homicidios
(82 asesinatos por cada 100.000 habitantes, según ONG’s).

El gobierno “necesita tener algún enemigo externo para
promover la unidad nacional con el argumento de la integridad
territorial”, opina Salgueiro, profesor de posgrado de la Universidad
Central.

También Figueredo cree que la intención del heredero
político de Hugo Chávez pueda ser “exacerbar los ánimos nacionalistas para
desviar la atención sobre los reales problemas del país”.

Pero el exnegociador ve además en el decreto un mensaje
hacia un sector castrense que estaría inquieto con el gobierno por su
“negligencia frente a actos violatorios de las normas internacionales por
parte de Guyana en la zona en reclamación”.

Maduro, al hablar de este conflicto, ha convocado nuevamente
a la “unión cívico-militar” (un llamado recurrente en el chavismo) y
prometió explicar su posición sobre el Esequibo en la Asamblea legislativa,
dominada por el gobierno, pero su intervención ha sido pospuesta dos veces sin
explicaciones.

Además el mandatario, fiel a una línea de gobierno marcada
por la incesante identificación y denuncia de complots en su contra, habló de
una “maniobra internacional de la derecha para provocar a Venezuela con
problemas limítrofes”.

Todo esto constituye un “mensaje a los seguidores
oficialistas para recordar que el gobierno ejerce soberanía a plenitud”,
considera Milagros Betancourt, profesora de derecho internacional de la
Universidad Católica.

– Un problema multilateral –

Ciertos desatinos y desprolijidades del decreto, así como su
incidencia sobre aguas bajo jurisdicción de otros estados, fueron destacados
también por los expertos y aprovechados por la diplomacia de Guyana para buscar
aliados acusando a Venezuela de afectar a muchos países.

“Nuestra evaluación y la de aquellos expertos que hemos
consultado sugieren que el decreto (venezolano) busca anexar una importante
porción de la EEZ (Zona Económica Exclusiva) de todos los países caribeños, por
lo que la totalidad de la región se ve directamente afectada”, dijo el
jueves en Georgetown a la AFP el canciller de Guyana, Carl Greenidge.

En Caracas, Salgueiro recordó que la delimitación venezolana
podría irritar –además de a Guyana y Colombia– a Francia, Holanda y Surinam.
Una de las líneas “se extiende de manera que le quita gran parte de
fachada atlántica a Guayana Francesa (parte integral del territorio de ultramar
de Francia) y Surinam”.

“Holanda también podría decir que interviene”
sobre sus territorios, ya que estarían incluidas zonas marítimas de los
territorios autónomos de Aruba y Curazao (que dependen de La Haya para
relaciones exteriores y defensa), y de la isla Bonaire, parte integral del territorio
de ese país europeo.

Salgueiro también dijo que “no se puede establecer una
zona (de defensa) en aguas en litigio”, en referencia a las cuatro áreas
“operativas de defensa integral marítima e insular” que creó el
decreto, y por lo cual fue necesario publicar una segunda versión que reconocía
la existencia de sectores sin delimitar.  




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.